Giorgia Orlandi 

«El papa emérito Benedicto XVI yace en la basílica de San Pedro. Su cuerpo fue trasladado a la basílica el lunes. Durante tres días, hasta este miércoles, la gente ha podido presentar sus respetos al antiguo papa. Más de 60 000 personas acudieron aquí el primer día para despedir a Benedicto XVI, el primer papa en dimitir en 600 años. Y luego continuó su presencia en el Vaticano tras su renuncia en 2013.

El presidente de Italia, Sergio Mattarella, y la primera ministra Giorgia Meloni tuvieron un momento, el lunes, para presentar sus respetos antes que el público en general.

Muchas personas vinieron a Roma para llorar su muerte, otras ya estaban en la ciudad. Algunas, también tienen previsto asistir a su funeral, que se celebra este jueves, presidido por el papa Francisco. Es la primera vez que un papa será enterrado por su sucesor.

Hemos podido hablar con algunas de las personas que han venido aquí para decir adiós al papa emérito y esto es lo que nos han dicho», explica Giorgia Orlandi:

«Somos de Baviera, de Alemania. Vinimos en autobús con unos 50 jóvenes. Estamos interesados en ver el funeral. Acabamos de ver al papa. La última vez que lo vemos en persona. Fue un gran teólogo y un gran hombre, un verdadero modelo a seguir», dice un fiel alemán.

«He venido desde Rumanía porque siempre he seguido la obra del papa Benedicto XVI. Vine a Roma otras veces, pero no pude verlo, así que esta vez vine aquí para despedirme de él», asegura una creyente de Rumanía.

«No pudimos verlo yaciendo en la basílica, por eso queremos quedarnos hasta mañana y asistir al funeral y rendir homenaje a este gran papa que encarna la humildad», asegura una fiel italiana.

Roma se blinda

La seguridad se ha visto incrementada en la capital italiana. Unos 1 000 policías serán desplegados en las calles de Roma y se impondrá una zona de exclusión aérea sobre la Ciudad del Vaticano.

Miembros de las familias reales europeas y representantes de las iglesias cristianas del mundo viajarán a Italia para asistir a la ceremonia. Un funeral que, pese a que el papa emérito quiso que fuera sencillo, está destinado a pasar a la historia.

Fuente: Sistema Integrado Digital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here