Connect with us

Apocalíptico

Agricultura quiere normas estrictas

Published

on

«Somos los primeros afectados por el cambio climático»: Por qué los agricultores europeos apoyan las políticas verdes

Los jóvenes agricultores europeos señalan a la gran agricultura como «el verdadero problema» del cambio climático.

«Los agricultores no están en contra de los ecologistas, de hecho es todo lo contrario: queremos normas ecológicas realmente estrictas en Europa», explica a ‘Euronews Green’ Jean Matthieu Thévenot, un agricultor de 30 años del País Vasco francés.
«Como agricultores, somos los primeros afectados por el cambio climático debido a las condiciones meteorológicas. También somos los primeros afectados por los pesticidas: los agricultores mueren de cáncer por esta causa».

Como representante en asuntos climáticos de la Coordinadora Europea Vía Campesina (ECVC) -una confederación de sindicatos que representan a los pequeños agricultores-, trabaja con Gobiernos e instituciones para reforzar las políticas medioambientales y apoyar al mismo tiempo a los productores.

A continuación explica por qué cree que es necesario un cambio sistémico para alcanzar esta visión.

Agricultores contra ecologistas: ¿Manipulación de la agroindustria?

A principios de año, los agricultores europeos acapararon los titulares al tomar las calles de las ciudades en señal de protesta. Pero su motivación quedó oscurecida, afirma Jean.

«Había una falsa oposición entre los ecologistas de las ciudades y los agricultores rurales. «Creemos que es una manipulación: es la gran industria intentando que agricultores y ecologistas luchen entre sí cuando el verdadero problema es la propia industria».

Más que marchar contra las políticas ecológicas, los pequeños agricultores exigían unos ingresos justos por sus productos, explica Jean. En la mayoría de los países de la UE, los ingresos medios de los agricultores -incluidas las subvenciones- son aproximadamente la mitad que los del resto de los ciudadanos, según la CVC.

Pero Jean afirma que los grupos de presión del sector agroalimentario querían transmitir un mensaje diferente.

«Transformaron estas demandas en ‘No, lo que necesitamos es menos regulación medioambiental, porque esa es la razón por la que los agricultores no pueden ganarse la vida'», afirma Jean.

Aunque está de acuerdo en que es imposible para los agricultores europeos competir con exportadores internacionales que no están sujetos a las mismas normas estrictas, afirma que rebajar las normas al mismo nivel no es el camino a seguir.

«En realidad, la solución es prohibir las importaciones que no sigan nuestras normas… y fijar precios mínimos», afirma Jean.

 

Para los supermercados, el cambio climático «ni siquiera está ocurriendo»

Por el momento, los acuerdos de libre comercio europeos van en contra de los agricultores locales, cuya producción se resiente de las condiciones climáticas extremas. En su nicho de venta de plantones de hortalizas, Jean ve el impacto directo del cambio climático en los productores.

«Ahora tenemos claro que el cambio climático ya no es algo que ocurrirá dentro de dos años: es algo que ya está aquí», afirma. El principal problema es la imprevisibilidad.
«Estamos luchando contra los supermercados y todas las cadenas largas porque, en primer lugar, creemos que son responsables del cambio climático, porque emiten mucho CO2, y en segundo lugar, no respetan en absoluto a los agricultores y ni siquiera se preocupan por la situación.
«Para ellos, creo que el cambio ni siquiera se está produciendo. ¿No hay tomates en Francia? Lo compran en Marruecos, a un precio realmente bajo».

Los alimentos no son una mercancía

En su trabajo con ECVC, Jean aboga por la fijación de precios de intervención por parte de los Gobiernos. Esto obligaría a los supermercados a comprar productos importados al mismo precio que los locales.

«Siempre hemos dicho que la comida no es una mercancía. La comida es la base de la vida, así que no debería incluirse en el sistema de la Organización Mundial del Comercio ni en ningún acuerdo de libre comercio, porque no es un coche, no es un ordenador. Es algo que necesitamos para vivir», afirma Jean.

También beneficiaría a las comunidades en el extranjero.

«No olvidemos nunca que el principal objetivo del agricultor debe ser local: primero debe producir alimentos para sus ciudadanos, y luego, si aún le queda [algo], puede exportar», dice Jean. «Pero en estos momentos vemos lo contrario. Por ejemplo, en algunos países africanos se produce sobre todo cacao, que compite con la agricultura tradicional de subsistencia».

Según él, el sistema actual crea competencia entre los agricultores de todo el mundo, «y al final los agricultores salen perdiendo, mientras que las empresas transnacionales salen ganando».

Jean está trabajando con varios académicos para proponer un nuevo marco de comercio internacional «organizado de una manera que sea justa – basado en la solidaridad y los valores humanos, y no en el capitalismo«.

¿Quién pagará si se regulan los precios de los alimentos?

Por supuesto, la regulación de los precios tendría un coste. «Por el momento, los agricultores están pagando el precio del sistema: ingresos muy bajos, condiciones medioambientales muy duras», afirma Jean. Pero insiste en que estos costes no deben repercutirse simplemente en el consumidor.

Por el contrario, habría que imponer los máximos márgenes de beneficio a las grandes empresas, que son las principales responsables de la producción masiva y de los gases de efecto invernadero que conlleva.

Sin embargo, los consumidores tienen un papel que desempeñar en sus decisiones de compra.

«Sigamos importando tomates en invierno si los consumidores (los quieren), pero con un precio muy alto para que la gente se dé cuenta de que tiene un coste medioambiental y social», dice Jean. «Luego, si quieren comprar productos locales que no tengan estos impactos, el precio será más bajo.

«En este momento ocurre lo contrario, de modo que el producto más barato es el que tiene un mayor impacto… si cambiamos,** los consumidores podrán hacer la elección correcta».

Aunque algo controvertido, en algunos pequeños territorios de Francia está surgiendo otro enfoque: el proyecto Sécurité sociale de l’alimentation (seguridad social de la alimentación) pretende hacer las cosas más justas tanto para los agricultores como para los consumidores, fijando el precio de los productos en función de los ingresos de los clientes.

«Así, si ganas mucho dinero, pagas más, pero si ganas muy poco, puedes llevarte las verduras casi gratis», explica Jean.

Dice que también es un modelo ganador para los gobiernos.

«Hemos hecho los cálculos, y gracias a una mejor agricultura y un mejor sistema alimentario, al final se ahorraría dinero que actualmente se gasta en adaptación medioambiental, mitigación del cambio climático y salud pública«.

 

¿Cuál es la solución a la crisis de los agricultores europeos?

Además de hacer campaña a favor de la regulación de precios, ECVC se manifiesta en contra de lo que denomina «herramientas de lavado verde para marcar las casillas del acuerdo de París con cero resultados garantizados».

La ECVC acoge favorablemente algunos elementos de la estrategia de la UE «de la granja a la mesa», cuyo objetivo es crear sistemas alimentarios sostenibles. Sin embargo, sostiene que está en contradicción con las políticas comerciales y de subvenciones, y afirma que su enfoque no siempre es creíble.

El grupo apunta en particular al Marco de Certificación de las Emisiones de Carbono (CRCF) de la UE, que califica de «científicamente inválido» y «peligroso para los sistemas alimentarios».

El reglamento fomenta la «agricultura del carbono», ofreciendo subvenciones y ayudas a las prácticas agrícolas que promueven el secuestro de carbono en bosques y suelos, una solución temporal que a veces se basa en tecnología cara no probada a escala.

También ayuda a las explotaciones agrícolas a vender compensaciones de carbono a las empresas, una solución contraproducente que crea «falsa confianza», «retrasa la acción real» sobre las emisiones y «beneficia sobre todo a los contaminadores», advierte el grupo de campaña Real Zero Europe.

ECVC advierte de que el plan fomenta el acaparamiento de tierras por agentes externos, empeorando lo que es actualmente el mayor problema para los jóvenes agricultores europeos, según Jean: el acceso a tierras asequibles.

«Cada norma del Gobierno te empuja a crecer más, a usar más pesticidas, a vender más.»

 Jean Matthieu Thévenot
Agricultor
Los recursos de la Comisión estarían mejor centrados en «reducciones reales, justas e inmediatas», afirma Europa Cero Real, como una transición justa hacia las energías renovables y las prácticas agrícolas sostenibles.
Esto podría incluir el apoyo a la agricultura ecológica, la rotación de cultivos y la autonomía de las explotaciones, lo que reduciría las importaciones intensivas en CO2 de productos como los piensos, sugiere ECVC.
«Si eres un agricultor convencional, cada subvención, cada norma del gobierno te empujará a crecer más, a usar más pesticidas, a vender más, a exportar, etcétera. Así que nos empujan en esa dirección», afirma Jean, cuya explotación de una hectárea es demasiado pequeña para beneficiarse de la mayoría de las subvenciones.
En lugar de favorecer la agricultura industrial de alto consumo energético, las políticas deberían proteger a los pequeños agricultores, cuyas explotaciones mantienen el dinamismo de las zonas rurales, evitan la pérdida de biodiversidad y no necesitan enormes cantidades de combustibles fósiles ni pesticidas peligrosos para funcionar.
Por: Por Angela Symons
Euronews
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Escanea el código
Hola 👋
¿Cuéntanos cual es tu inquietud ?