Es probablemente la llamada más importante y esperada de los últimos años en el mundo de la diplomacia. Joe Biden y Vladímir Putin mantienen este sábado una conversación telefónica de la que puede salir una solución a la cada vez más insalvable crisis en Ucrania.

También habría tenido lugar ya una nueva conversación entre el propio Putin y el presidente francés Emmanuel Macron, tras protagonizar ambos un frío encuentro en Moscú. Según fuentes del Elíseo, Macron le habría recordado al mandatario ruso cómo «un diálogo sincero» es «incompatible con una escalada», durante una conversación de más de una hora y media de duración de la que de momento no ha trascendido más.

Un diálogo sincero es incompatible con una escalada
Emmanuel Macron
Presidente de Francia
Todo ello mientras nuevos países como Alemania, España o Italia se suman a Estados Unidos o Reino Unido en su petición a sus compatriotas de salir cuanto antes de Ucrania. La alerta de Washington de que una invasión rusa podría tener lugar «en cualquier momento» ha iniciado una reacción en cadena en los países occidentales.

En Kiev, mientras tanto, miles de personas clamaban contra la amenaza rusa, conscientes de que lo que hace unos días se presentaba como una opción poco probable hoy es una posibilidad muy real. «Los ucranianos resistiremos» o «Dí no a Putin» fueron algunas de las pancartas que pudieron leerse bajo los omnipresentes colores azul y amarillo de la bandera nacional.

También este sábado, el presidente ucraniano Volodímir Zelenski se dejaba ver en un simulacro de la Policía, en una imagen que deja a las claras el ambiente que respira estas horas tanto su Gobierno como su país.

Con más de 100.000 soldados desplegados al otro lado de la frontera y con nuevos movimientos tanto en el Mar Negro como en Bielorrusia, Moscú insiste no obstante en no tener intención alguna de cruzar la línea, tachando las noticias que llegan desde Washington de «pura provocación».

Sin embargo, los esfuerzos diplomáticos continúan, con Occidente esperando una señal de desescalada de Rusia a la vez que esta exige que Occidente detenga cualquier expansión de la OTAN y su apoyo a Ucrania. Ambas partes rechazan las exigencias de la otra, y la tensión, lejos de disminuir, aumenta.

Fuente : Sistema integral digital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here