Pese a que Pekín está relajando sus medidas anticovid, las tensiones entre la Unión Eurpea y China han escalado. Entre tanto, las empresas europeas han virado sus inversiones hacia el sudeste asiático.

Tras las protestas masivas de noviembre, las autoridades chinas desmontaron la mayoría de las restricciones anticovid, y a partir de este mes los visitantes a China ya no tendrán que soportar arduas cuarentenas.

Sin embargo, las políticas de «cero-Covid», ya menoscabaron la relación de muchas compañías europeas con ese país. «La suerte ya está echada» en lo que respecta a la desvinculación de China y la diversificación de las cadenas de suministro, señala Chris Humphrey, director ejecutivo del Consejo Empresarial UE-ASEAN. «El sudeste asiático se ha beneficiado de ello, con una mayor afluencia de inversión extranjera directa», añade.

Los Estados miembros de la UE invirtieron alrededor de 26.500 millones de dólares (25.140 millones de euros) en los 10 países de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) en 2021, la mayor tasa anual registrada, según datos de la ASEAN. En 2020 fueron 18.500 millones y en 2019, 6.100 millones.

Fuente: DW.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here