Santo del día, 7 de noviembre de 1980

Plinio Correa de Oliveira

Historia de la Medalla Milagrosa:

la Aparición de Nuestra Señora a

Santa Catarina Labouré

 

 

 

Ahora debemos comenzar con los hechos que se relacionan con la aparición a santa Catalina Labouré. Estos hechos están tomados de un trabajo que el Dr. Borelli redactó; este es un trabajo excelente y deberíamos publicarlo a su debido tiempo. He leído la obra y subrayado las partes que pueden interesarnos más directamente, y tengo la intención de hacerles saber estos hechos.

Para que siguieras bien el tema, era necesario que te dieras cuenta un poco de la situación general en Francia y Europa en ese momento, porque se trata de una serie de revelaciones de carácter profético, en este sentido de la palabra que estas revelaciones de Nuestra Señora Santa Catarina Labouré tuvieron lugar en 1830; y Ella prevé hechos -entonces más o menos improbables- y que deberían tener lugar en 1870, cuarenta años después.

Y exactamente 40 años después, sucedieron los hechos previstos. Los hechos estaban íntimamente relacionados entre sí y, desde este punto de vista, estas apariciones son de particular interés. Porque una revolución de 1830 es presentada por Nuestra Señora como el primer signo de un conjunto de desórdenes en Francia que culminaría en una revolución en 1870.

La revolución de 1830 fue una revolución liberal. La revolución de 1870 fue la Comuna de París, y quizás se podría decir, la primera revolución comunista en Europa, si no se considera a la Revolución Francesa como una revolución comunista. Por lo general, no se la consideraba comunista. Hoy, muchos historiadores reconocen que, llegando a su apogeo, adquirió un carácter comunista, al menos el espíritu comunista.

Pero, en fin, dejando eso de lado, es, por tanto, la idea de liberalismo generador de comunismo la que de alguna manera presentan estas revelaciones. Una idea que tiene mucho que ver con R-CR y con las preocupaciones habituales del Grupo, y que no podía dejar de subrayar desde el principio.

También para explicar por qué presento estas revelaciones desde el ángulo que presentaré.

¿Cuál era la situación en Francia y Europa en 1830? La Revolución Francesa, si se la calcula correctamente, debe ser considerada como un gran movimiento revolucionario que se inició en 1789, simbólicamente, con la caída de la Bastilla, y que realmente llegó a su fin en 1815 cuando Napoleón cayó por segunda vez. Allí terminó la Revolución Francesa.

Muchos consideran que Napoleón es lo opuesto a la Revolución porque impuso el orden en Francia cuando Francia estaba en caos y desorden antes que él.

Pero, el punto es que la revolución no es solo desorden, no es solo caos. Revolución es también orden material en el que las cosas se ven obligadas a ponerse patas arriba. Y eso es exactamente lo que hizo Napoleón. Se aprovechó del orden que impuso, se aprovechó del prestigio de las victorias militares que logró, para imponer a Francia de manera estable una serie de transformaciones que introdujo la Revolución Francesa, pero que fueron mal aceptadas por el pueblo.

En algunas cosas, Napoleón retrocedió ante la Revolución Francesa; en otras cosas impuso. Y eso era parte del juego. Renunciar a algo, pero hacer algo definitivo e irremediable.

En 1815 tiene lugar la Batalla de Waterloo, Napoleón es enviado a Santa Elena y el orden en Francia cambia; y se restauran los Borbones, que reinaron de 1815 a 1830.

El rey Carlos X va a la catedral de Notre Dame – Nicolas Gosse

La restauración de los Borbones se produjo en la persona de Luis XVIII, hermano de Luis XVI. Luego, en 1824, Luis XVIII murió, y como no tenía hijos, lo sucedió su hermano, Carlos X. Carlos X reinó desde 1824, 1825 hasta 1830, un reinado rápido, como los Sres. él viene. En 1830 se produce una revolución de carácter liberal, que depone a Carlos X, a quien se consideraba un rey reaccionario y ultramontano, y pone en su lugar a un pariente suyo, el duque de Orleans, que no tenía derecho a suceder en el trono, y quién reinaría desde 1830 hasta 1848.

Entonces, hay que presentar un rey ilegítimo, con conocidas ideas liberales, la presentación de este rey representó una venganza de la Revolución. Podemos decir que la Revolución dio un gran paso atrás con la restauración de los Borbones; dio medio paso adelante con el establecimiento de la monarquía burguesa de Luis Felipe; y de ahí en adelante se desarrollaron los hechos hasta la revolución de la Comuna de París en 1870.

Entonces, el significado del reinado de estos dos reyes Borbones, sin entrar en el análisis de sus personalidades y la forma en que gobernaron, el significado general fue una venganza, una reconquista de tierras en Francia de ese sector de la opinión pública que no había aceptado la Revolución Francesa y que fue, por tanto, un sector católico, mientras que la Revolución Francesa fue atea; leal a los Borbones, mientras que la Revolución Francesa había derrocado a los Borbones; por lo tanto, fue un ala contrarrevolucionaria en ascenso que gobernó Francia durante quince años.

Durante ese período, se ven que Luís XVIII fosse ateu, e Carlos X fosse um himen practicante, era católico, mas vía una serié de cosas muy estáticamente, a pesar esto, por causa da onda da opinión contra-revolucionaria, a religió fe mitos progresos en Francia; restauró una serie de instituciones que habían caído y se impuso provisionalmente en Francia; fue un período de descatolización. En este período de descatolización también se levantaron los opositores a la religión, y hubo motines, hubo agresiones, hubo un gran desarrollo del anticlericalismo, etc.

Y eso era una buena señal desde el punto de vista religioso. Porque cada vez que la Iglesia es atacada por sus enemigos, significa que ella es fiel a sí misma; cada vez que los enemigos le ponen la mano en el hombro y tratan de tratarla bien, es porque esperan que no sea fiel a sí misma. Y esta esperanza que tienen no en vano, es porque algo hay dentro que les da esperanza que con buenos tratos la desviarán.

Entonces, la situación ideal de la Iglesia es cuando Ella domina y nadie se atreve a atacarla; la situación media es cuando Ella se manifiesta y es atacada; la peor situación es cuando Ella no es atacada, es complacida por los adversarios y entra en composición con el adversario. Entonces puedes calcular en qué situación estamos.

Fue entonces, en ese período, un tiempo de gran progreso para la religión, gran reconquista de la religión, pero al mismo tiempo de lucha contra los adversarios de la religión. Y un foso separaba lo que era católico y lo que era ateo, lo que era librepensador o protestante, o lo que fuera. Era un abismo.

Y este anticlericalismo con sus altibajos, este ateísmo con sus altibajos, yo mismo lo atrapé todavía, alrededor de 1920, por lo tanto, cien años después, todavía atrapé restos de eso, que ya no se atrapan hoy.

Entonces, había tal brecha que separaba al clero y las cosas de la Iglesia de la sociedad civil, que cuando la gente cruzaba el umbral del ambiente profano y entraba en el umbral del ambiente religioso, teníamos una sensación un poco similar a la de un hombre. cuando dejas un país y te mudas a otro país. Es un cambio de situación análogo a éste.

A la derecha, el Colegió dos Salesianos, junto a la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, en la ciudad de São Paulo

Incluso hoy fui a rezar a la Iglesia del Corazón de Jesús y me acordé de eso. Muchas, muchas veces fui a la bendición del Santísimo Sacramento en el Corazón de Jesús –a esa hora era a las 19.30, 20.00 horas, y terminaba a las 20.30, 20.45 horas– y cuando salía de casa a recoger la cena a A casa, tarde, Mecánicamente, al salir de la iglesia, levanté la vista hacia el edificio con dos alas, que forman un grupo alrededor de la entrada de la iglesia. La entrada a la iglesia como a casi todos vosotros. recuerda, está debajo de la torre; de un lado y del otro está la escuela que se despliega y rodea toda la manzana.

Y miré las ventanas de los pisos superiores, las de los pisos inferiores estaban cerradas, con persianas, etc. – Miré hacia arriba y sistemáticamente vi, en algunas habitaciones del ala izquierda, donde sabía que estaba el dormitorio de los chicos, vi lucecitas azules encendidas. Y era señal de que los chicos ya estaban dormidos. Era muy temprano, era un internado ya los chicos los acostaban muy temprano, para madrugar después.

Pero, recuerdo la impresión que me causó entrar en la sociedad profana, ¡fíjate en la sociedad profana de los años veinte, eh! – y el contraste entre lo luminoso, lo bullicioso, lo divertido de la sociedad profana y el enorme dormitorio, donde dormía una gran cantidad de muchachos; y en un cubículo —usualmente era así, no sé cómo era allí, pero en los establecimientos católicos generalmente era así, hecho de telas— había una cama separada para un sacerdote en cada dormitorio; cualquier ruido que hubiera, aparecía el cura e imponía el orden.

Esa idea de que la Iglesia horizontal izaba a todos los niños a esa hora, que un sacerdote allí representaba la tradición eterna de la Iglesia, ordenando, moralizando, disciplinando, y que mientras todos dormían había lucecitas azul oscuro encendidas, representando la maternidad de la Iglesia, que envuelve a los niños en nieblas amistosas, pero al mismo tiempo la vigilancia de quien sabe sonreír pero no cierra los ojos, y sigue al tanto de lo que pasa, todo eso me dio la impresión de que había una austeridad, una sacralidad allí dentro, un orden que el mundo exterior no tenía. Era otro mundo.

Y hay que situarse en ese ambiente, pero con un anticlericalismo mucho más intenso que el del Brasil de los años treinta, en París, para comprender el ambiente en el que se produjeron las revelaciones de Nuestra Señora a Santa Catarina Labouré.

Santa Catarina Labouré fue monja de São Vicente de Paulo. No sé si todos han adquirido el hábito de estas monjas. Era un hábito negro, como los hábitos de las monjas, pero con una especie de gran cuello blanco almidonado. La cabeza estaba adornada con un gorro bretón algo estilizado por la inspiración y las manos de la Iglesia. Esa gorra – en una descripción muy cruda, porque las líneas generales se quedaron en mi mente pero los detalles no – era una especie de cilindro – pero todo de tela blanca y almidonada, no muy almidonada pero almidonada. Partiendo de la frente de la monja, iba en ligera elevación, hasta bastante después de la nuca.

Entonces esta tela bajó aquí y se desdobló en dos grandes alas, también de tela almidonada; pero que hacía un movimiento armónico muy bonito, que pude recordar un poco –hace falta un poco de buena voluntad para recordar esto– las alas de una gaviota cuando vuela en ciertas posiciones. Por supuesto, un colgante de rosario y, en general, no tuve mucho contacto con estas monjas, pero conocía a muchas de ellas, las que conocí eran robustas, fuertes y listas para trabajar.

Algunos -y esto no les restaba nada- eran un pequeño campesino, como alguien que se había acostumbrado a trabajar con una pala en la tierra oa levantar una bolsa de café cuando aún era joven; corpulento.

Mirada clara, directa, actitud sin pretensiones de quien prefería pasar desapercibido. Eran las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl. A menudo se les asignaba el cuidado de los hospitales, el cuidado de los enfermos y otras obras de caridad material. Las obras de misericordia temporales las tomaron como ocasión para las obras de misericordia espirituales.

Es decir, aprovecharon para llamar a un sacerdote para un moribundo, para invitar a un niño a ir al catecismo parroquial, o al catecismo que se hace en su iglesia, en su convento; encontraron a una persona desafortunada en la calle, se detuvieron, preguntaron qué querían, qué podían hacer, ayudaron a la persona, etc.

Finalmente, hacían todo lo posible para hacer frente a las desgracias, las necesidades materiales, pero sobre todo las necesidades espirituales de los más variados ambientes por los que solían infiltrarse.

Fue tanta la elevación de este apostolado que realizaron, y fueron tan admiradas por ello, que entre las décadas de 1920 y 1930 -no puedo asegurar que así siguió después- una hermana de San Vicente de Paúl era considerada como el símbolo mismo de la religión en una de sus expresiones más bellas y conmovedoras.

Recuerdo que en una casa a la que fui -una casa que era católica como todas, o sea muy poco católica- vi una estatuilla de bronce, era un bibelot, un adorno, visiblemente fundido en Francia, y que representaba a una hermana , no gorda, pero proporcionada, alta, no muy bonita, pero de facciones ordinarias, en posición de orante, y con ese sombrero. El escultor había tratado de simbolizar lo esbelto, delicado, piadoso, virginal y misericordioso de la hermana, había tratado de representar varios aspectos sublimes de la religión católica.

Estas monjas las tenían, ya en ese momento, y las tienen hoy (en París), en una calle de la Rive Gauche , en un barrio que en ese momento era un barrio aristocrático -hoy ha decaído por completo, pero era el barrio aristocrático, el Faubourg Saint Germain, tenían una gran propiedad: convento, casa de obras y capilla. Esa calle se llamaba Rue du Bac. Y Santa Catarina Labouré era religiosa en ese convento.

Señores. hay que imaginarse la ciudad de París de entonces enormemente más pequeña de lo que es hoy, silenciosa, apacible, todavía sin motores; los automóviles aún no existían; y por tanto se puede imaginar la calle empedrada, interrumpida el silencio de la población que dormía sólo de vez en cuando por los cascos de un caballo que golpeaba sobre las piedras, y que llevaba un carro, velozmente, durante la noche, o un carruaje rápido durante la noche a un lugar u otro, y el resto, la ciudad durmiendo en paz.

Debes imaginar el dormitorio de las monjas, no con la lucecita azul encendida, todavía no había electricidad, pero sí con lámparas. Todos duermen y, entre ellos, estaba la religiosa modelo, Santa Catarina Labouré.

Santa Catarina también durmió, y entonces, en este mundo, que hacía algo completamente diferente con el mundo exterior, lo maravilloso y lo sobrenatural comenzó a desarrollarse.

Nuestra Señora hace el primero de sus varios grandes mensajes al mundo en el siglo XIX, en casi todos, o quizás en todos, Ella se queja de la inmoralidad de los hombres, invita a la conversión y anuncia un enorme castigo por venir. Las principales de estas revelaciones son, al menos si no recuerdo mal todas: la de la Rue du Bac, Salette, Lourdes y Fátima. Estas son las cuatro grandes revelaciones de Nuestra Señora.

Hay un florecimiento de otras revelaciones privadas a tal o cual otra persona, pero de una autenticidad mucho menos asegurada, de una celebridad mucho menos definida; de tal manera que estas revelaciones son el pináculo de los mensajes de Nuestra Señora al mundo. Cosa sin precedentes, que yo sepa, en la historia de la Iglesia, a lo largo de casi – de 1830 a 1917, o sea 87 años, en esos 87 años, Nuestra Señora aparece 4 veces espaciadas de una manera tan célebre que más célebre apariciones fuera del alcance de lo narrado por la Biblia – no hubo y todas alineadas en el mismo sentido.

Con respecto a Lourdes no está tan claro. Lourdes tiene la afirmación de la Inmaculada Concepción, pero tiene un secreto que Santa Bernardita Soubirous entregó al Papa y todo nos lleva a creer que ese secreto es el “hermano mayor” del secreto de Fátima, y ​​que se inserta, por lo tanto, en un contexto similar a las revelaciones de Fátima. Allí los Sres. tiene la cadencia de las revelaciones. Entonces, allí tiene lugar la primera de estas grandes revelaciones.

Estas revelaciones no solo tienen el significado R-CR que estoy dando aquí. Tienen un significado más alto y más amplio, que es el siguiente: durante el siglo XIX y luego durante la mayor parte del siglo XX, creció mucho la devoción a la Virgen. En comparación con lo que era bajo el Antiguo Régimen, hay mucha más devoción en la práctica en los círculos católicos después de la Revolución Francesa que antes de la Revolución Francesa.

Es una gracia obtenida por Nuestra Señora del Cielo, pero es una expresión del movimiento contrarrevolucionario que se dio en ese momento. Y estas cuatro apariciones hicieron mucho para desarrollar la devoción mariana entre la gente y animar a los teólogos a estudiar temas marianos.

Y con esta enorme expansión de la devoción a la Virgen, dio lugar a la definición por parte del Papa de dos dogmas: el dogma de la Inmaculada Concepción, definido por Pío IX, y el dogma de la Asunción de Nuestra Señora, definido por Pío XII. . Estos son los puntos extremos. A los más ardientes devotos de Nuestra Señora les gustaría mucho que Pío XII hubiera definido el dogma de la Mediación Universal de todas las gracias, sobre el cual Monseñor Mayer escribió una carta pastoral que difundió el «catolicismo», que difundimos en varios lugares.

Es una verdad de fe que juega un papel fundamental en el “ Tratado de la verdadera devoción ” de San Luis Grignion de Montfort . Pero Pío XII prefirió definir la Asunción sola. No definió la mediación universal.

A partir de entonces se inició el movimiento modernista y con él el declive de la devoción a la Virgen en sectores muy amplios de la Iglesia. Pero esto forma una meseta de Marialidad que va desde las apariciones de Fátima hasta la definición del dogma de la Asunción de Nuestra Señora. Pueden ver que esta es la puerta de entrada a los grandes acontecimientos de la Iglesia, eso es lo que les voy a decir.

el medico Borelli destaca en su documento que el relato de las apariciones corresponde fundamentalmente a los manuscritos de Santa Catarina Labouré, complementado en algunos detalles por otras declaraciones suyas, citadas entre comillas por varios autores. Es algo, pues, que tiene fundamento, tiene consistencia.

Estos hechos que sucedieron, Santa Catarina Labouré le contó todo al confesor.

La confesora guardó tal reserva, también con su deseo, que las mismas monjas, aun después de mucha propagación de la devoción a la Medalla Milagrosa, que Nuestra Señora reveló en aquella ocasión, las mismas monjas del convento no sabían cuál de las dos. ellos habían tenido las revelaciones.

Se sabía que era una monja de la Rue du Bac, pero nadie sabía quién era; y Santa Catarina Labouré vivió como cualquier otra entre las demás, ignorada y tratada como una persona común, mientras ella misma veía la enorme expansión por toda la Iglesia, de la Medalla Milagrosa y de todo lo que se había hablado con ella. Mira la belleza de esta modestia.

Veréis que el confesor, de algún modo, persiguió estas revelaciones, hasta el punto de que ordenó a Santa Catalina Labouré, antes de morir, que quemara todos los documentos en los que ella había escrito todo. Y fue sólo por un olvido providencial de ella que se escapó un fajo de papeles con la narración, y que luego se toma como documento principal para saber lo que sucedió entonces. Porque el resto fue quemado.

El mismo Arzobispo de París, Mons. (Hyacinthe-Louis) de Quélen, no sabía quién era la monja que había recibido la revelación. Más aún, el Papa Gregorio XVI envió palabra que quería saber y el confesor envió palabra: «Yo no digo», cumpliendo -no juzgues al confesor con suma severidad- al deseo de la monja y respetando el secreto de confesión. Por cierto, esto es muy bonito en la Iglesia.

¡Mira que cosa tan hermosa! Sacerdote completamente dependiente del Papa, el Papa manda a decir que quiere saber y el sacerdote responde: «El secreto de confesión lo prohíbe». El Papa: «Pues no. No lo sé» Este respeto por el secreto de confesión muestra bien cuál es el espíritu de la Iglesia, cuál es la seriedad sobrenatural con la que la Iglesia se toma el secreto de confesión…

“ Ella sólo seis meses antes de su muerte recibió una Voz interior…”

el medico Borelli escribe «Voz» con V mayúscula, y creo que es de buen gusto.

“… recibió una Voz interior que le decía que tenía que abrirse a la Superiora. Pero fue sólo después de su muerte, ocurrida el 31 de diciembre de 1876, cuando tenía setenta años, que las hermanas de la Congregación supieron qué monja había recibido la revelación ”.

Por lo tanto, no tenía gusto de celebridad en nada. Vivía de lo que vivía, lo que también es muy hermoso, muy edificante.

Catarina Labouré nació en 1806, hija de una pareja de terratenientes rurales. Su madre era de mejor origen, estaba un poco conectada con la nobleza y murió cuando Catarina tenía solo nueve años. Catarina le pidió permiso a su padre para convertirse en monja. Su padre se opuso rotundamente a esto, y pensó que era bueno, distraerla, enviarla a un lugar de placer, un trabajo donde pudiera divertirse, donde pudiera disfrutar y donde terminara queriendo ir a vivir. en París .”

Y París ya era, para las proporciones de Francia y del mundo en ese momento, una ciudad de lujo, la ciudad torbellino de la alegría, de la satisfacción de la vida mundana.

Entonces el padre quiso llevársela a París para que desapareciera la vocación. Pero cuando Nuestra Señora quiere, quiere. Terminó yendo a París y allí recibió la revelación; se hizo monja y allí recibió la revelación.

“ Catarina Labouré, en el año 1828 …”

Así que dos años antes de las revelaciones.

“… fue colocada por su padre ayudando a su hermano en un pequeño restaurante para trabajadores, en uno de los barrios más populosos de París .”

Ya os podéis imaginar cómo sería el ambiente en este restaurante para trabajadores.

En ese momento, especialmente entre los trabajadores, las mujeres rara vez iban a los restaurantes. Era un restaurante solo para hombres. Y hombres que, sin duda, comían allí porque no tenían tiempo de ir a casa a comer. Estás imaginando la bebida, la charla inmoral, las canciones, etc., en tal atmósfera.

Ustedes, señores, se imaginan a la futura santa, obligada por su padre, a servir allí; Señores. están viendo el contraste y el “río chino” que corrió el designio de la Providencia en aquella ocasión. Ella tenía veintidós años en ese momento, una edad totalmente inapropiada para tal servicio. Fue su defensa, estuvo completamente callada y durante el servicio nunca abrió los labios.

“ Lo que le decían, preguntaban lo que querían, ella atendía sin decir palabra ”.

Era el medio de aislar y proteger su propia pureza, su piedad en ese ambiente. Y, dice la Dra. Borelli, que:

Se sentía torturada en un ambiente tan libre como éste, donde evidentemente no faltaban las bromas y hasta la cortesía. Pero ella supo imponerse. La galantería se fue marchitando poco a poco y el ambiente de respeto se asentó a su alrededor .”

Aquí los Sres. también están viendo un hermoso contraste. El trabajador de entonces era, en general, muy corpulento, porque la industria estaba mucho menos mecanizada que hoy y exigía mucha más fuerza al trabajo manual. Puedes imaginar el pequeño restaurante, lleno de hombres grandes, el ambiente que ya hemos descrito; Entra una damisela que no tiene más que su Ángel de la Guarda para defenderla y que acaba domando el ambiente.

Broma por aquí, broma por allá, coqueteo por allá, su única defensa es el repudio y los labios cerrados. ella domina Señores. estás viendo la virtud dominando al vicio, el espíritu dominando la materia, estás viendo qué hermosa victoria y cómo nos ayuda a conocer el perfil moral del santo.

Este martirio duró cerca de un año. En 1829, Santa Catarina Labouré se instala con una cuñada, que mantiene un internado para niñas en Chatillons-sur-Seine, en el departamento de Côte d’Or. Fue allí donde una parte de la nobleza de Borgoña envió a sus hijas. Catarina pudo vivir con más libertad y pudo mejorar un poco su escritura, pero su ortografía siempre fue muy irregular ”.

El francés es un idioma hermoso, pero es lo opuesto a la ortografía fonética. Por ejemplo, “château” (castillo), que podría escribirse en portugués como “xatô”. Señores. entender lo complicada que es la ortografía francesa, y ella nunca aprendió bien esa ortografía. En muchas cosas que escribió todavía hay buenos errores de ortografía, lo que muestra cómo su instrucción estaba fuera de lugar. Pero cuánto vio a través de la piedad, a través de la fe, a través del carácter.

“Ella nunca será más que una persona semianalfabeta, escribiendo en francés con una ortografía fonética pintoresca”.

Escribía mientras escuchaba. Ella, que había quebrantado a los trabajadores de la taberna, también había quebrantado a su padre.

, en enero de 1830, ingresó en el Hospital de la Caridad de las Hermanas de San Vicente de Paúl, en Châtillons-sur-Seine, en el mismo lugar donde trabajaba. Después de tres meses de postulantado, finalmente fue a París y, en abril de 1830, entró por primera vez en el noviciado de la Rue du Bac, donde tuvieron lugar las apariciones .

Era pues una monja muy joven cuando se produjeron estas apariciones.

“ Tres días después de la llegada de Catalina, los restos de San Vicente de Paúl fueron trasladados solemnemente desde la Catedral de Notre Dame a la capilla de la Rue du Sèvre; gran ceremonia a la que asistieron el Rey Carlos X y el Arzobispo de París, Mons. de Quelen .”

Debe haber sido una ceremonia muy hermosa. San Vicente de Paúl naturalmente debía ser venerado por todo el pueblo francés.

Y fue enterrado en Notre Dame; sus restos fueron trasladados a esta otra capilla. Señores. os podéis imaginar qué escena más bonita: el palio, el arzobispo de París presidiendo la ceremonia; es probable que el palio cubriera los restos de San Vicente de Paúl y el rey también estuviera allí. Después, todo apunta a que antes y después [siguieron también] personalidades del clero, de la familia real, de la corte, gente en gran número, probablemente tropas presentando armas, etc. Así fue trasladado el cuerpo de São Vicente de Paulo, quien fuera fundadora de la congregación religiosa donde ella ingresaba.

“ Como novicia, frecuentó varias veces esta capilla de Saint-Lazare, donde yacía el cuerpo de San Vicente de Paúl, y tiene esta frase: Cada vez que volvía de Saint-Lazare, sentía mucho dolor. Me parecía encontrarme en la comunidad de San Vicente, o al menos en su corazón que se me aparecía cada vez que regresaba de San Lázaro.

Se me apareció tres veces de diferente manera: tres días seguidos, blanco, color carne, que anunciaba paz, calma, inocencia y unidad. Entonces lo vi rojo, el color del fuego, que indicaba el fuego de la caridad en su corazón. Me parecía que la comunidad debía renovarse y extenderse hasta los confines de la tierra ”.

Lo que realmente pasó.

“Y al fin lo vi rojo negro, que indicaba tristeza en el corazón; Me vino una tristeza que me resultaba muy difícil de dominar. No sé por qué ni cómo, esta tristeza estaba relacionada con el cambio de gobierno que estaba por ocurrir en Francia”.

Es decir, San Vicente de Paúl, como santo, amando a Francia, amando sobre todo a la Civilización Cristiana y sobre todo a la Iglesia, fuente de la Civilización Cristiana, le hizo saber, antes de la caída del gobierno – que el rey caería, que habría un cambio de gobierno, y expresó su profundo dolor haciendo visible el corazón del santo en estos diferentes colores: un rojo casi negro, que indicaba tristeza, lo que iba a pasar.

Es muy hermoso para nosotros imaginarnos a esta novicia caminando, que va al convento de San Lázaro, etc., y se queda con esta tristeza profunda en el alma y sabe lo que va a pasar. Pero no se lo digas a nadie, solo díselo a tu confesor.

¿Por qué ella lo sabía de antemano? Para que supiéramos, por supuesto, pero también para rezar, y para seguir pidiendo por la causa católica en Francia, incluso antes de que la causa fuera golpeada, para que el golpe no fuera tan fuerte y algo sobreviviera. Vemos a la Providencia que permite el golpe, pero también prepara algo que lo mitiga. Ves la bondad y la misericordia de Nuestra Señora.

La vidente añade que una voz interior le dijo : ‘El corazón de San Vicente está profundamente afligido por los males que sobrevendrán a Francia’.

El último día, una voz interior le dijo a la vidente: ‘El corazón de San Vicente está algo consolado porque obtuvo de Dios, a través de María, que sus familias no perecieran en medio de estas desgracias y que Dios se serviría de ellas para revivir fe.’”.

Es decir, lo normal sería que desaparecieran las ramas masculina y femenina de la obra de San Vicente de Paúl. Pero Nuestra Señora pidió y obtuvo antes de la revolución que estas dos familias – lo interpreto así, como la rama masculina y femenina, tal vez hay dos congregaciones, no estoy seguro y no tuve tiempo de averiguarlo – que estas dos familias sobrevivirían para difundir la fe por todo el mundo; que en gran medida sucedió.

“ Durante todo el período de su noviciado, la santa tuvo continuas visiones de Nuestro Señor, que relata así: Fui favorecida con otra gran gracia: la de ver a Nuestro Señor en el Santísimo Sacramento. Lo vi todo el tiempo durante mi noviciado, excepto cuando dudaba. Entonces, cuando eso pasó, no vi nada más, porque quería profundizar y dudaba de este misterio; Me creí engañado .”

Quiero decir, innumerables veces, cuando vio al Santísimo Sacramento, vio a Nuestro Señor mismo. ¿Como? No se sabe, porque la dimensión de una partícula es mucho menor que la estatura de un hombre. Cómo lo vio adentro, son misterios, milagros que Dios puede hacer. Ella tampoco entra en detalles. Pero a veces tenía dudas. En caso de duda, la figura fue borrada.

¿Cual es el punto de eso? Está mostrando a los incrédulos que no fue fanatismo, y que no fue su imaginación; que quería que apareciera, y así acabó apareciendo, que su espíritu era más bien un espíritu de análisis, y un análisis que llegaba a cierto exceso; hasta tal punto que se tiene una impresión del desagrado de Nuestro Señor cuando dudaba, lo que lleva a suponer, como más probable, que la duda no le agradaba. Pero eso demuestra que no fue imaginación, fue realidad, lo cual es un factor interesante para construir el aspecto general de estos eventos.

“ Fue entonces cuando tuve, dice, los pensamientos más oscuros y tristes. Era el día de la Santísima Trinidad, 6 de junio…”

La revolución fue en julio.

“… Nuestro Señor se me apareció como un rey, con la cruz sobre el pecho, en el Santísimo Sacramento; esto sucedió durante la Santa Misa, en el momento del Evangelio; me pareció que Nuestro Señor fue despojado de todos sus ornamentos, todo cayendo al suelo .”

Esto tenía que ver con la revolución que pronto tendría lugar.

“ Fue entonces cuando tuve los pensamientos más oscuros y tristes. Fue entonces cuando tuve el pensamiento de que el rey de la tierra…”

El rey de Francia, el rey terrenal.

«… sería [destronado] y despojado de sus vestiduras reales «.

Eso fue lo que sucedió en los últimos días de julio.

“ De ahí los pensamientos que tuve, que no podía explicar, sobre la pérdida que se estaba haciendo”.

Quiero decir, como ella era una persona menos educada, no entendió el alcance completo de este evento, lo que la religión perdió con él. No estaba acostumbrada a medir las idas y venidas de la Revolución y la Contrarrevolución, pero Nuestro Señor Jesucristo le dio a entender una profunda tristeza con estos hechos.

Ahí tienen señores una cosa curiosa, que es la relación directa -no recuerdo haber visto nada igual, tal vez la hubo- de tan altamente probable revelación (lo doy por hecho en mi círculo íntimo) con un hecho político ; sino un hecho político determinado: Tal cosa le va a pasar a fulano de tal, y por eso Dios está triste… No recuerdo tal cosa. Es un hecho único, al menos que yo recuerde, y que me gustaría señalarles. 🇧🇷

“ Era la fiesta litúrgica de San Vicente de Paúl. La revolución está muy cerca ”.

Quién sabe si vale la pena leer el propio texto del santo sobre lo sucedido. Es un poco largo, pero son sus propias palabras.

Luego vino la fiesta de São Vicente. El día anterior, nuestra buena Madre Marta nos dio una instrucción sobre la devoción a la Santísima Virgen, que me dio ganas de verla. Así que me acosté con el pensamiento de que esa misma noche vería a mi buena Madre. Había querido verla durante tanto tiempo ”.

La inocencia y la ingenuidad de este pensamiento y el carácter filial son muy hermosos.

“ De todos modos,…”

¡Ella piensa que tomó tiempo!

“…a las once y media de la noche…”

Por ese tiempo que era tarde en la noche.

🇧🇷 .. Escuché que alguien me llamaba por mi nombre: ¡Hermana Labouré! ¡Hermana Laboré! Al despertar, miré hacia el lado de donde venía la voz, que estaba del lado del pasaje ”.

Debe haber sido una puerta en el dormitorio.

“ Corro la cortina y veo a un niño, de cuatro o cinco años, que me dice: ven a la capilla, la Santísima Virgen te espera ”.

Imagínense ese ambiente, del cual había un vago parecido con lo que les estaba hablando hace un momento (de la iglesia) del Corazón de Jesús: paz, tranquilidad, todas las monjas están dormidas, aparece este niño –luego describe el niño- y dice «la Santísima Virgen te espera». Esa amabilidad de Nuestra Señora, esperando que ella llegara.

“ Inmediatamente me vino el pensamiento: ‘me notarán’. El niño respondió: ‘Mantén la calma. Son las once y media de la noche, todos están durmiendo. Ven, te estoy esperando’ ”.

¿Quién es este chico que dice «yo» allí?

“ Me vestí rápidamente y fui al lado del chico. Éste se había quedado de pie, sin moverse más allá de la cabecera de mi cama. Me siguió, o más bien yo lo seguí, siempre a mi izquierda. Dondequiera que íbamos, las luces estaban encendidas ”.

Naturalmente nadie lo vio, fue un milagro; todo esto ya está dado para impresionar.

“Las luces estaban encendidas, lo cual admiré mucho. Sin embargo, me sorprendió mucho más cuando entré en la capilla. La puerta se abrió en cuanto el niño la tocó con la punta del dedo y mi sorpresa fue aún más completa cuando vi todas las velas y candelabros encendidos, lo que me recordó a la misa de medianoche”.

Como si fuera la Missa do Galo, pues.

“Sin embargo, no veo nada de la Santísima Virgen. El muchacho me condujo al presbiterio, junto al sillón del vicario. Allí me arrodillé y el niño permaneció de pie todo el tiempo. Pensé que el tiempo era largo y miré a ver si los guardias no pasaban por la tribuna.

“En el fondo donde está el órgano. Tenía miedo de que se dieran cuenta, de que algo violaría el secreto. ¡La escena sería hermosa! Estaba arrodillada junto a esa silla, la silla del vicario, las luces estaban todas encendidas, y pensaba qué diría el vigilante sobre esta completa irregularidad. ¿Cómo explicaría ella?

“Por fin ha llegado el momento. El chico me advirtió. Me dijo: ‘He aquí la Santísima Virgen. Hola’. Escuché el susurro de un vestido de seda proveniente del costado de la tribuna…”

Vosotros señores conocéis el frou-frou de la seda, en aquella época con el vestido arrastrando por el suelo producía ese ruido agradable y muy peculiar.

“… que salía del lado de la tribuna, junto al cuadro de San José, y que pasaba por encima de las gradas del altar, del lado del Evangelio, sobre una silla semejante a la de Santa Ana .”

¿Cómo sería esta silla Santa Ana? médico Borelli tiene una nota y podemos verla más adelante.

“Tenía dudas de si sería la Santísima Virgen. En ese preciso momento, el muchacho que estaba allí me dijo: «He aquí la Santísima Virgen». Sería imposible para mí decir lo que sentí en ese momento, lo que estaba pasando dentro de mí; me parecía que no veía a la Santísima Virgen. Entonces el niño me habló, ya no como un niño, sino como un hombre de los más fuertes, y con las palabras más fuertes.

“En ese momento, mirando a la Santísima Virgen, salté junto a ella, arrodillándome en los escalones del altar, y con mis manos apoyadas en las rodillas de la Santísima Virgen”.

Nuestra Señora estaba sentada en la silla del vicario, y apoyó sus manos sobre las rodillas de Nuestra Señora. Estáis viendo la amabilidad de esta aparición. ¡Algo extraordinario! Entonces, para quien sea Santo Tomé que puso su mano en el costado de Nuestro Señor, ¡tocó!

Conjunto escultórico encontrado en la Rue du Bac, que representa a Santa Catalina hablando con la Virgen

“Ahí pasó el momento más dulce de mi vida. Sería imposible para mí decir todo lo que sentía. Me dijo cómo debo comportarme con relación a mi director espiritual, y varias cosas que no debo decir; la manera de conducirme en mis sufrimientos, ven tírame al pie del altar. Y me mostró con su mano izquierda el pie del altar y allí derramar mi corazón. Allí recibiría todos los consuelos que necesitaba .”

Es decir, cuando estaba sufriendo, no hablaba de eso con nadie; ve al altar y descárgate allí, pero en un lugar que te indique Nuestra Señora: Aquí, en este punto vienes.

¡Entiendes cuánto regresó a ese lugar! Lugar físicamente indicado por Nuestra Señora. Una auténtica maravilla. No había leído esta obra antes de ir a la Rue du Bac. Como resultado, no fui, ni sé que indican qué lugar le mostró Nuestra Señora.

¡Porque evidentemente cualquiera de nosotros que supiera en qué lugar estaba allí no dejaría de ir allí y rezar allí y besar el suelo, el lugar indicado por Nuestra Señora! La silla se tambalea. Está ahí, en una tarima, y ​​todo el que entra besa la silla, todos besamos la silla. Cuando sacudí la silla, llevado por la costumbre del análisis, posé la mirada en el terciopelo y el terciopelo me pareció nuevo. Y me disgustó, porque si es nuevo, no es el terciopelo sobre el que se sentó Nuestra Señora.

Silla en la que Nuestra Señora se sentó y conversó con Santa Catalina Labouré

A la salida, le pedí a la monja, una hermana me dio una reliquia, que conservo hasta el día de hoy, ex ossibus o ex carne de San Vicente de Paúl, Santa Catalina Labouré y Santa Luisa de Marillac; Santa Luisa de Marillac fue contemporánea de San Vicente de Paúl y fundadora de la rama femenina de la congregación. Y le pregunté a la hermana si el terciopelo de la silla era el mismo terciopelo en el que se sentó Nuestra Señora.

Y ella dijo: «no, simplemente lo reemplazamos con terciopelo nuevo». Pensé en quedarme con el terciopelo para mí. Dije: “Hermana, ¿no podría yo tener el terciopelo, o sólo un poco del terciopelo?”. Ella dijo que no». No recuerdo si dijo que lo tiraron o lo quemaron. No pude contener mi sorpresa y le dije: “Pero hermana, ¿ha pensado… si la estructura de madera de la silla oscila, por qué no oscila el terciopelo? ” – “E’…” – “¿Alguna vez pensaste cuántas personas vendrían aquí a recibir un pedacito de este terciopelo de parte de las damas?”

Ella estaba un poco sorprendida. Le dije: «Hermana, soy de Sudamérica, soy de Brasil, le garantizo que Sudamérica desfilaría por aquí para recibir pedazos de ese terciopelo». «Sí… nous n’y avons guère songé, ‘no pensamos en eso’.

“Así que le pregunté qué significaban todas las cosas que había visto. Y Ella me explicó todo ”.

Pero ella no dijo qué era. Aquí no está.

“Me quedé no sé cuánto tiempo. Lo único que sé es que cuando Ella se fue, no noté nada excepto que algo se extinguió, en fin, otra sombra que se dirigía hacia el costado de la tribuna, el camino por donde Ella había llegado. Me levanté de los escalones del altar y me fijé en el niño donde lo había dejado. Me dijo: Ella se retiró. Tomamos el mismo camino, siempre lleno de luz; el chico siempre estaba a mi izquierda.

“Creo que este niño era mi Ángel de la Guarda, que se había hecho visible para hacerme ver a la Santísima Virgen, porque yo le había rezado mucho para obtenerme este favor. Estaba vestido de blanco, trayendo consigo una luz milagrosa, es decir, estaba resplandeciente de luz, tenía como cuatro o cinco años.

“De vuelta en mi cama, eran las dos de la mañana, porque escuché el timbre del reloj. Nunca volví a dormir”.

La revelación ha terminado.

“El autógrafo de mi hermana, este también.

“Coloquio con la Santísima Virgen, el 18 de julio de 1830, desde las once de la noche hasta la una de la madrugada del día 19, día de San Vicente:

«Hija mía, el buen Dios te quiere encomendar una misión. Tendrás muchos sufrimientos, pero estos sufrimientos los superarás pensando que lo harás para la gloria del buen Dios. Y serás atormentada hasta que hayas dicho el que está a cargo de guiarlos contradijo, pero tendrán gracia y por eso no tengan miedo. Digan todo lo que está pasando en ustedes con confianza. Díganlo con sencillez. Tengan confianza. No tengan miedo».

Podemos ver cuánto miedo tenía del confesor con quien tendría que abrirse .

«Verás ciertas cosas. Darás cuenta de lo que ves y oyes. Te inspirarás en tu acción. Darás cuenta de lo que verás en tus oraciones. Los tiempos son muy malos, vendrán males precipitando sobre Francia, el trono será derribado. El mundo entero será turbado por males de todo tipo. Al decir esto, la Santísima Virgen tenía un aire muy triste. Pero venid al pie de este altar. Allí habrá gracias. derramado sobre todas las personas que los piden «.

¡Es una promesa magnífica!

“Hija mía, me gusta derramar gracia sobre la comunidad en particular. Te lo agradezco mucho. Sufro porque hay grandes abusos de regularidad».

Es decir, a ella le gustaba la comunidad como institución, pero ya en esa época había muchos abusos en el cumplimiento de la regla.

“Las reglas no se cumplen, hay mucha laxitud en las dos comunidades. Dígale quién está a cargo de la comunidad de una manera particular. Debe hacer todo lo posible para que la regla se cumpla. Dígale de mi parte. sobre las lecturas, la pérdida de tiempo y las visitas. La comunidad gozará de mucha paz. Se hará grande. Llegará el momento en que el peligro será grande. Todo se dará por perdido. Yo estaré con vosotros, tened confianza. Pero no será lo mismo con otras comunidades, habrá víctimas”. Mientras decía esto, la Santísima Virgen tenía lágrimas en los ojos. «Para el clero de París habrá víctimas. Monseñor Arzobispo», ante estas palabras, vuelve a llorar».

«Hija mía, la cruz será despreciada y derribada por tierra. La sangre correrá. El costado de Nuestro Señor se abrirá de nuevo. Las calles se llenarán de sangre. Monseñor Arzobispo será despojado de sus vestiduras». Aquí la Santísima Virgen ya no podía hablar. El sufrimiento estaba estampado en Su rostro. «Hija mía, dijo Ella, el mundo entero estará en tristeza». Ante estas palabras, pensé cuándo sucedería esto; Lo entendí bien: dentro de 40 años».

En 1870, el arzobispo fue fusilado; le pegaron un tiro bendiciendo a los revolucionarios, y dos balazos le cortaron los dedos, y ahí se vio que murió bendiciendo. El profesor (Fernando Furquim de Almeida), que es muy competente en estas materias de la historia del siglo XIX, me dijo que el Arzobispo era de tendencia liberal y que estaba, de alguna manera, castigado, porque los liberales lo fusilaron.

Pero ved cómo la Virgen sufrió por el hecho, porque él era Arzobispo, y en su persona era la Iglesia la que sufría la violencia.

Puedes ver cómo Nuestra Señora ama las instituciones eclesiásticas; Ella ama tanto a una congregación religiosa en la que, sin embargo, denuncia graves abusos. Y Ella sufre tanto por el sufrimiento de un arzobispo, que sin embargo era un arzobispo liberal. Es la congregación como congregación, es un arzobispo como arzobispo.

Esto debe hacernos comprender el amor que debemos tener por las instituciones eclesiásticas, por mucho que las vicisitudes humanas hagan que en ellas sucedan cosas contrarias a las que desearíamos.

Queridos míos, con esto termina nuestro encuentro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here