“En sus corazones jamás ha estado la intención de reparar a las víctimas”, dijo la joven, al exigir saber qué hicieron con el cuerpo de su padre.

Menfis Molano es hija de Jesús Antonio Molano, secuestrado el 8 de marzo de 2005 en La Uribe, Meta, junto a tres personas más, entre las que había una mujer embarazada. Según ella, en los tres días de la audiencia del exsecretariado de las FARC ante la JEP ha visto que “en sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas”.

“Sus crímenes no son menores que los que sucedieron en el Holocausto nazi”, aseveró.

Menfis también cuestionó a los exjefes de las FARC porque, “cansados de estar en el monte, escondidos, negociaron una pensión para una vejez tranquila y digna, vejez digna que no pudieron tener nuestros padres y que aún no tienen muchas de sus víctimas”.

La hija del secuestrado Jesús Antonio dijo que como víctimas “seguimos sufriendo por la muerte de nuestros seres queridos y, además, dejaron secuelas psicológicas y económica demasiado grandes. Algunas pudimos seguir adelante a pesar del dolor y de la necesidad”.

Pero hay otras, “por si no las han visto, que aún duermen en los andenes de la JEP, víctimas campesinas, desplazados, que aún siguen siendo ignorados y revictimizados”, sostuvo.

Esta víctima de las FARC también les preguntó a los exguerrilleros que cuando asesinaban “a los que ustedes llamaban enemigos, ¿qué hacían con los cuerpos? Porque hasta hoy no sabemos dónde están”.

Para Menfis, “hablar de paz no es solo decir perdón y olvido”, porque “de nada sirve dejar las armas si los hombres detrás de ellas no tienen la intención de dejar una guerra”.

Sus actos no fueron errores humanos, porque un error se puede corregir, pero no podemos regresar a la vida a millones de víctimas, a millones de muertos. No existen exvíctimas, exviolaciones, exmuertos, extorturados y tampoco podemos devolver el tiempo y cambiar la historia, esa historia que será su propia cárcel”, finalizó y advirtió que habrá en todo caso justicia divina.

Fuente: Sistema Integrado Digital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here