La elección en Brasil se ha convertido en un espejo inevitable para los candidatos en Uruguay. El candidato opositor Aécio Neves pasó del tercer al segundo lugar en la elección nacional, acaba de cerrar un acuerdo con Marina Silva (obtuvo el tercer lugar) y las encuestas le dan un empate técnico con Dilma Rousseff, quien va por su reelección. El balotaje se realizará el 26 de octubre, coincidiendo con las elecciones nacionales en nuestro país. Ese día, en Uruguay, lo más probable, según coinciden en señalar todas las encuestas de intención de voto, es que el candidato oficialista Tabaré Vázquez y presidenciable del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, pasen a una segunda vuelta. Mientras esto ocurre, Brasil podría transformarse en el primer país del continente que deja atrás gobiernos de izquierda para darle pase a un candidato opositor. Allí el Partido de los Trabajadores ganó por primera vez en 2003. Tras diez años de mandato de Luis Inácio Lula Da Silva, su delfina Dilma Rousseff tomó la posta y por primera vez su continuidad está en riesgo. En el Frente Amplio la situación genera mucha inquietud. Temen al “efecto contagio” y entienden que un revés para Rousseff, identificada con la etapa “progresista” en la región, puede repercutir en el balotaje del próximo domingo 30 de noviembre. Idéntica lectura hacen los candidatos de la oposición ante la eventualidad de que Aécio Neves se convierta en el futuro presidente de Brasil. Fuente: El Pais]]>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here