Las elecciones internas de los partidos políticos, a fines de junio próximo, van despertando a los uruguayos para la realidad de las importantes elecciones presidenciales y parlamentarias de fines de octubre. En ellas, el país decidirá si concede un cuarto mandato al izquierdista Frente Amplio, o si decide dar un paso al centro o a la derecha, como lo han hecho importantes países de las Américas y de Europa, siguiendo una especie de saludable efecto dominó.

Es notorio el cansancio de amplios sectores de la población con el Frente Amplio, por causa de la inseguridad y la criminalidad; de la corrupción de altos dirigentes de esa agrupación; del desastre de la educación y la salud; del estancamiento de la economía; de una especie de idolatría por el sanguinario Che Guevara; y de la defensa de las dictaduras cubana y venezolana.

Ese cansancio está llegando a bases políticas del propio Frente Amplio, al punto que la dirigente frenteamplista Carolina Cosse acaba de formular un patético pedido a “los frenteamplistas descontentos” para que tengan una “ardiente paciencia”.

Falta saber si la oposición uruguaya sabrá estar a la altura de la hora histórica y de aprovechar esos talones de Aquiles del Frente Amplio.
En ese sentido, es interesante una reciente declaración formulada por Juan Friedl, joven director de la agrupación Libertad, un “think tank” ligado al opositor Partido Colorado: “Hoy tenemos una hegemonía cultural – socialismo bueno, capitalismo malo – que canoniza a este tipo de personajes como el Che Guevara. Creo que lo fundamental es preguntarnos por qué aún hay gente que ni pestañea cuando un legislador promueve ensalzar la persona de semejante delincuente. El socialismo en sí es un proyecto
mesiánico. Un amigo, ex izquierdista, decía que el Frente Amplio no es un partido político, es una secta”.

Friedl concluye: “Recomiendo el ejercicio de examinar esta afirmación en detalle, con todo lo que implica, y sacar cada uno sus conclusiones”

Fuente:

]]>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here