El domingo 5 de mayo se celebran las elecciones presidenciales en Panamá, un país que se caracteriza por su libre comercio, pero en los últimos años ha tenido que enfrentar la corrupción del caso de Odebrecht que le ha costado la vida, propiedad y libertad a mandatarios de toda América Latina y la migración de refugiados venezolanos.

Panamá ha recibido más de 94 000 venezolanos que intentan escapar de la dictadura chavista, y allí buscan mejorar su calidad de vida. Sin embargo, las leyes laborales que prohíben contratar a extranjeros en un porcentaje mayor al 10 %, podrían fomentar que no se reporte la cantidad real de venezolanos, pues la multa por contratar a un extranjero fuera de la ley cuesta 500 dólares, 1 000 la segunda y a la tercera el Gobierno puede clausurar el negocio.

Sumado a esto, el candidato con mayor intención de voto representa a un partido que es miembro de la Internacional Socialista, lo cual genera inquietudes por el riesgo que esto podría representar.

Fuente: PanamPost

]]>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here