Qué ejemplo para la historia y para el mundo, la imposición de los acuerdos del gobierno con la guerrilla negó escandalosamente la voluntad del legislador primario en el evento supremo del plebiscito, los colombianos no quisieron el acuerdo: La mayoría votó que NO los quiere, sumada a otra mayoría quienes se abstuvieron de aprobar esos acuerdos.

Pero tienen que ser impuestos por todos los medios a nombre de la democracia y no caben objeciones. El Presidente objetó. El Senado le sale al paso y vota que si aprueba esas objeciones o no las aprueba y por un voto determinó que aprobaba las objeciones. Pero en esta monstruosa democracia, eso si no vale. Y ante el riesgo de que sean aceptadas las objeciones presidenciales las pasan en la sesión siguiente la Corte Constitucional que sanciona textualmente dicen “Estamos cansados de tanto debate, estamos mamados”

Y ahora, esa Corte que legisla a su antojo y que a la verdad ni es democrática ni es legítima pues fue creada por esa constitución de 1991 también aprobada por una minoría de menos de 2 millones de votos con mucho mas de 10 millones de electores (!) . Democracia?.
Claro ahora estamos seguros gana de nuevo la guerrilla a costa del deseo de las mayorías…

Saeta

]]>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here