La catedral de Nuestra Señora de París, conocida mundialmente como Notre Dame, ardía este lunes ante la mirada impotente y triste de cientos de millones de personas, ya fuese en directo desde París o a través de las pantallas de móviles y televisores. Muchos católicos se acercaron a los alrededores para entonar el Ave María rezando a la Virgen a la que fue consagrada esta catedral que simboliza la rica herencia cristiana de Europa.

“Es dramático (…) Todo el tejado está siniestrado, toda la armadura quedó destruida, una parte de la bóveda se derrumbó, la aguja ya no existe“, declaró Gabriel Plus, portavoz de los bomberos de París. Los daños en muchos casos son irreparables, pero una vez que los expertos han podido ingresar en la catedral tras el incendio han podido también dar algunas buenas noticias.

La estatua de la Virgen, salvada por poco

Una de ellas es como casi de manera milagrosa ha quedado intacta la estatua de la Virgen más conocida y famosa que se conservaba en la catedral y popularmente conocida como “Nuestra Señora de París” o también como la Virgen del Pilar, imagen que muestra a la Virgen con el niño, y que estaba situada en la columna sudeste del crucero.

Fuente: Cari Filii

]]>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here