Una vez más la policía china en la provincia de Hebei arrestó el 28 de marzo a Mons. Agostino Cui Tai, Obispo de Xuanhua, junto a su Vicario Episcopal, P. Zhang Jianlin.

Según informa Asia News, no se conoce la razón del arresto ni cuánto tiempo durará la detención del Prelado clandestino o “subterráneo”, es decir fiel a la Santa Sede.

En los últimos meses, indica la citada agencia, el Obispo ha tenido que luchar para hacer prevalecer su autoridad episcopal, reconocida por el Vaticano, contra un sacerdote, el P. Zhang Li, que lo acusa de no seguir las instrucciones de la Santa Sede.

Según el sacerdote, el Acuerdo Provisional para el nombramiento de obispos, firmado entre China y el Vaticano, establece el fin de la Iglesia clandestina o subterránea y, de ahora en adelante, todos los fieles y los obispos deberían hacer parte de la Iglesia oficial liderada por la Asociación Patriótica Católica China, controlada por el Gobierno comunista.

Con el apoyo del Gobierno local, el P. Zhang Li ya había alentado a la policía a arrestar al Obispo, que hace unos meses ordenó al presbítero ejercer el sacerdocio.

En esa ocasión la policía detuvo a Mons. Agostino durante 15 días, presionándolo para que anule el mandato dictado contra el P. Li.

Fuente: Acipresa

]]>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here