Quien es verdaderamente Peñalosa

Realmente, ¡oh Bogotá! gobernada durante tantos años por izquierdistas ora más camuflados ora más agresivos pero comunistas, pro-comunistas y anarquistas.

No se diga que el actual gobernante se libra de esta dura realidad, el Dr. Peñalosa es bien de esta línea, no se escapa, ni por sus ancestros, ni por tradición, ni por su familia, ni por historia y menos por lo que hace y acostumbra a imponer a una ciudadanía doblegada al imperio de sus caprichos.

Dice Marx: “Nuestra doctrina se resume en abolir la propiedad privada” Peñalosa, es fiel a ella: Así lo demuestra, así lo hace, odia la propiedad privada odia la propiedad de los automóviles. Acabaron con los medianos y pequeños propietarios de buses y los remplazaron con el paraestatal SITP (Claro, pero él poseedor de enormes capitales como sus acciones en ésta a ejemplo de sus modelos Castro, Maduro, Correa etc. Afirma que uno de sus objetivos es disminuir el tráfico de automóviles y fomentar el transporte colectivo.

Veamos porqué Su padre el Dr. Enrique Peñalosa Camargo de triste recordación para quienes vivieron esas duras décadas de los años 60 y 70, cuando era el director del Incora. La Reforma Agraria se demostró ser socialista y confiscatoria; un engaño al campesino y un robo a los propietarios y por tanto contaría a la Ley de Dios. En dos de sus Mandamientos: No robar y no desear los bienes ajenos. Enrique Peñalosa con su Reforma Agraria y el tenebroso Incora en la administraciones Pastrana Borrero y Lleras Restrepo, era flagrante e inocultable cómo violaba especialmente ese Mandamiento, no solamente codiciando los bienes ajenos para sí, más promoviendo y haciendo propaganda, incitando a la lucha de clases que promovía y pidiendo a los campesinos que desearan los bienes y las propiedades de sus patrones y la de sus vecinos, dando como razón que tales envidias eran respaldas e impulsadas por el gobierno y por uno que otro prelado rojo. Cuántas cuentas a prestar… Fue también el bien recordado caso de Fadul y Peñalosa, escándalo que no se olvida fácilmente allí la codicia sí eran para su persona y su avidez de riqueza. A lo mejor Odebrecht tomó de aquí un ejemplo.

Vivir en la opulencia como tantos capitales de dirigentes comunistas, pero en la envidia, en el odio a las desigualdades como verdaderos marxistas. El actual alcalde es un profesor camaleón de ese marxismo. Así quiera mostrarse de otra manera.

Los miércoles de ceniza como lo hará en el que está por llegar se colocará la Cruz para mostrarse, en la misma frente que soporta su inteligencia que usa para tramar en favor del estatismo y contra los bienes particulares y para ocultar el otro lado de sus perfidias. Como el odio al elitismo de las corridas de toros a quienes en otro acto de imposición les quita la alegría de la bota española. En toda parte quiere mostrar la presencia de ese estado dominante como también lo predica marx. Ahora son las ciclorrutas, las señalizaciones de tráfico donde como en el pasado con los bolardos que hicieron rico a un pariente suyo, los colocan en los lugares más absurdos e inconvenientes.

El mismo lo confiesa: Se le oyó decir al término de su primera administración, “mi izquierdismo consistió en haber masificado la ciudad” …

Lo confiesa él mismo como lo extractamos de entrevista de El Tiempo del 29 de enero p.p:

“Los supuestos amigos de la igualdad acuden a defender los intereses de los poderosos, sin importarles la verdadera igualdad” (preconizada por Marx)
A los de ingresos altos no les importa que el Transmilenio por la 7a ahorre horas a los sectores populares. Esa troncal pasa por el corazón de los sectores más ricos de Colombia y algunos se oponen.

El día más feliz en el que él se siente realizado e interpretado es el día sin carro, no por supuesto el día Navidad a la que él contribuyó a acabar en Bogotá otrora modelo de alegría luces y festividades. Lo prueba también el pasado 1 de febrero, denominado “Día sin carro y sin moto” Nótese que las motos también son propiedad particular…

Una de las avenidas atrayentes de Bogotá y por las que era agradable transitar la avenida 57 ahora la destruye con maletines ostensivos de su absolutismo.

Saeta

]]>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here