Se evaporaron 140.000mil entidades sin ánimo de lucro” ¿Se evaporaron?? Enunciado así tan encantadamente…. Es el Estado, cada vez más intervencionista según los objetivos de la Revolución Gnóstica e igualitaria que viene acomodando a las circunstancias leyes y normas casi incumplibles pero inexorables y que, paso a paso para que no haya reacción, acaban relegando a esas instituciones para que sean como cualquier otra del estado, y las condena con leyes que ni ellos mismo entienden. Elaboran un nuevo marco de normas. No caben en 140 páginas.  Con lo que tratan de hacer comprensible, ese rollo de normas destructoras para que las entidades de beneficio común y de caridad, fundadas hecha por los particulares sean subyugadas y manejadas por ese estado mamut concebido desde la época de Marx. Tales entidades son forzadas a cumplir lo que no se les exige ni los propios organismos del Estado. Toda la información deberá pasar por programas de los más sofisticados en manejo digitales por internet nada fáciles de cumplir. Para la gran mayoría que por los absurdos que impone se ven incapaces de hacerlo prefieren no “recibir unos beneficios” en materia tributaria científicamente camuflados. Aclárese bien camufladas son las normas del estado y no las actividades de esas 140.000 entidades de las que son miles las que deben ser admiradas, gratificadas y protegidas. Son una mayoría que debe ser respetadas en un régimen democrático que se basa en la doctrina de las mayorías. Estamos por conmemorar el holocausto del Palacio de Justicia. Sería como decir entonces que los ilustres magistrados de la Corte Suprema de Justicia vilmente asesinados se evaporaron… Ya veremos cómo llorarán una vez más los medios de comunicación a los allí caídos mencionando a los desdichados que por ahí estaban, pero claro a favor de los guerrilleros, victimarios implacables, pero nada para las “evaporadas” e ilustres  víctimas. En las páginas conmemorativas de El Tiempo celebran un hecho insólito grosero, grotesco donde dirigentes políticos practican las más burlescas actitudes, diríamos liberales mientras ellos mismos imponen reglas que no dejan de ser dictatoriales rumbo a un anti-orden anárquico. El profesor de anarquía ex rector de la más importante universidad del país, se burla de sus alumnos, se burla de la sociedad, se burla de todo principio; se baja los pantalones mostrando su trasero desnudo a sus alumnos y a la sociedad. 25 años de tal escándalo cuidadosamente celebrado, donde él fue protagonista, como lo fue de otras tantas burlas y absurdos que parecen caprichos pero que obedecen a ese objetivo anarquista. En nombre de tal libertad él mismo quitó la libertad de heredar una casa bonita en la ciudad,  prometió alicientes y compensaciones cuando se hicieron las leyes de conservación arquitectónica donde robaron y engañaron a los propietarios, se zafó  y ahora continúan los engaños por los  ofrecimientos de resarcimiento y compensaciones  que no se cumplen y por lo cual,  el tristemente alcalde de Bogotá, se voló intempestivamente para evitar firmar la ley de reparación y compensaciones a las propiedades afectadas. ¡Se fue y todo quedó en engaño! Hoy renueva este dictadorzuelo anarquista, nadaísta froidiano y marxista mofándose del parlamento, santuario de la democracia a le que dice pertenecer y se baja nuevamente los pantalones en una de sus secciones solemnes de 20 de julio y pasa como si nada, pero dejando marcas indelebles en la historia por el ingenio del mal y la maldad que gobierna en nuestros días. SAETA]]>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here