N/R La condenada era de La Teología de la Liberación Saeta

La canonización de Romero sirvió a Jon Sobrino, uno de los más importantes teólogos de la Liberación, para encontrarse con el Papa Francisco y mantener con él un breve diálogo, que tiene mucho de rehabilitación del otrora ‘perseguido’ jesuita vasco naturalizado salvadoreño. El encuentro entre el Papa y el teólogo se produjo en el aula Pablo VI, a donde acudió Francisco, para saludar a los más de 6.000 salvadoreños allí congregados, para asistir a la misa de acción de gracias por la canonización de San Oscar Arnulfo Romero. El Papa entró en el aula, después de la misa, presidida por el cardenal Rosa Chávez y concelebrada, en señal de comunión, por todos los obispos de El Salvador y por el cardenal hondureño, Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga. Y se desató el delirio entre la gente, que se agolpaba en el estrecho pasillo por el que iba pasando Francisco, saludando, bendiciendo y parándose aquí y allá. Entre la gente y, precisamente, al lado de Jon Sobrino y otro compañero jesuita salvadoreño estaba Javier Sánchez, capellán de la cárcel de Nalvalcarnero, amigo personal del teólogo y entusiasta partidario de monseñor Romero y de “su Tierra Santa salvadoreña”. Todavía emocionado, el capellán cuenta el encuentro entre Francisco y Sobrino. “Cuando pasó a nuestro altura y ya iba a volverse para el otro lado del pasillo, el jesuita salvadoreño le dijo al Papa: -Santidad, está aquí Jon Sobrino. Y a Francisco se le iluminó la cara, sonrío abiertamente, se acercó y le dio al teólogo jesuita un abrazo efusivo y cariñoso” Fuente: Periodistadigital.com]]>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here