Arzobispado de Caracas rechaza el uso de la oración “Chávez Nuestro”[/caption] Luego de estos pronunciamientos ¡necesarios y muy acertados de nuestra jerarquía eclesiástica! algunas autoridades del gobierno señalaron a nuestros obispos como un grupo de inquisidores que “no sabían entender y amar al pueblo”. Como católica que soy de este país puedo decir que los obispos emitieron esos comunicados respondiendo a las exigencias del pueblo católico, quien no quiere que nuestra religión sea manipulada con fines políticos. Los políticos que nos gobiernan tienen que entender que una cosa es la fe y otra la política, y que nuestros símbolos y creencias religiosas son sagrados y que no pueden ser manipulados (bajo ninguna circunstancia) para rendir idolatría a un hombre o a un sistema. Es necesario que los políticos venezolanos se aboquen a poner fin a la descarada corrupción que existe en nuestro país y a resolver los miles de problemas que los venezolanos estamos padeciendo día a día. ¡Dejen a nuestra Iglesia Católica y a nuestra jerarquía en paz! ¡Ya basta de manipular nuestra Fe! ¡Ya basta de insultos contra nuestros obispos! ¡Todos ellos están cumpliendo una labor pastoral ejemplar de entrega y dedicación absoluta a las necesidades de su grey! ¡Ellos han sido perseguidos, insultados y maltratados como nunca antes en nuestra historia! ¡Ya basta de querer seguir desprestigiándolos a través de los medios del gobierno! ¿Es que acaso nuestras autoridades no entienden que los millones de católicos que cada día más asisten a nuestras iglesias a rezarle a Dios por nuestro país y sus necesidades saben muy bien de que lado están nuestros obispos? Están del lado de la Verdad, de la Justicia, del pueblo, del lado de los más necesitados, del lado de quienes no consiguen comida, de quienes no consiguen sus medicinas, de quienes no pueden comprar los útiles para sus hijos, de quienes no tienen trabajo, vivienda… Ellos están dejando su vida por este país y por sus hijos venezolanos. ¡Ya basta de decir falsedades e injurias sobre lo que ellos son, sobre cómo viven y sobre lo que hacen! No sigan jugando con la Iglesia, porque la Iglesia es santa. No sigan jugando con el pueblo católico venezolano y mucho menos con el sagrado nombre de Dios. Dedíquense a resolver los problemas y dejen a nuestra Santa Iglesia Católica en paz. Pidamos, como pidió nuestro Cardenal al final del Comunicado, la protección de la Virgen de Coromoto y a “unirnos en torno a Jesucristo, Dios y hombre verdadero, rezando el auténtico Padre Nuestro, para pedir a Dios la paz y la concordia en nuestra querida Venezuela”. María Denisse Fanianos de Capriles mariadenissecapriles@gmail.com @VzlaEntrelineas Fuente: Aciprensa]]>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here