N/R Muy extraño que el país que se destaca por su protección a la familia haya cometido este acto que las divide y que crea naturales reacciones en su contra. Ahora trata de corregir


El Gobierno de Estados Unidos planea reunificar en las próximas dos semanas, cada día, a 200 familias de inmigrantes sin papeles —padres con hijos menores— separadas por las autoridades entre mayo y junio en la frontera con México bajo la política de tolerancia cero de Donald Trump. El 26 de julio se cumple la fecha límite dictada por un juez federal para la reagrupación de todos los niños con sus progenitores. La mayoría de ellos permanece en albergues o con familias de acogida. Ayer, en una audiencia con el juez, Dana Sabraw, del tribunal de San Diego, funcionarios de la Administración confirmaron el número exacto de menores migrantes que fueron afectados por las separaciones: 2.551 entre 17 y cinco años; y 103 por debajo de los cinco años de edad. La política de tolerancia cero fue anunciada en abril e implementada desde mayo. La directriz de Trump fue procesar penalmente a todo aquel inmigrante que tratase de cruzar la frontera sin documentos. Cuando llegaban padres con hijos menores se les dividía, porque los pequeños por ley no pueden ser recluidos con adultos. La separación de menores espantó a la opinión pública —hasta la ex primera dama Laura Bush la tachó de “inmoral”— y el 20 de junio el presidente ordenó frenarla. Seis días después llegó la orden de reunificación del juez. Sabraw puso el 10 de julio como plazo para devolver a sus padres a los menores de cinco años. El Gobierno tardó dos días más de lo estipulado en lograrlo con 57 de ellos e informó de que otros 46 no habían sido reagrupados con sus progenitores por diferentes motivos: desde que los adultos tenían antecedentes criminales hasta que hubieran sido ya deportados a sus países de origen. El juez ayer calificó de “sustanciales” los esfuerzos de la Administración por cumplir con sus órdenes, aunque reclamó que el proceso sea “transparente y claro”. Hasta la fecha la reagrupación de menores ha estado marcada por la incertidumbre. Fuente: El País]]>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here