N/R A donde nos lleva la guerra del igualitarismo Saeta

Una persona intersexual inscrita como varón que luego se identificó como mujer reclamó la creación de una tercera opción en la documentación oficial. La justicia holandesa ha decidido que ha llegado el momento de actualizar el registro civil para que incluya a hombres, mujeres y los que no encajen en una de las dos categorías al nacer: los intersexuales. Un tribunal de Limburgo (sur del país) ha sentado un precedente al fallar en favor de un demandante intersexual, inscrito en 1961 como varón por sus padres, que pidió en 2001 un cambio del acta oficial para que pusiera mujer. Todavía incómodo, había reclamado a los jueces que reconocieran un “tercer género: neutro”. Este lunes le han dado la razón. De otro modo, señalan, no tendría derecho a su “autodeterminación personal, autonomía y privacidad”. El solicitante se llama Leonne, y en una entrevista en la radio ha reconocido que no se sentía bien “ni como hombre ni como mujer”. Veinte años después de intentarlo, acudió a los tribunales. Sus padres le inscribieron como varón porque creyeron que “sería más fácil para su hijo”, en función de los informes médicos recibidos. Aunque no se pudo establecer con claridad el sexo, con el tiempo, él no se sintió reflejado en un modelo masculino. En 2001, lo intentó como mujer tras diversas operaciones. En ambos casos, el registro se adaptó. El presente fallo puede contribuir a modificar las leyes, porque hasta ahora prevalecía una decisión del Tribunal Supremo de 2007, en un caso similar. Entonces, los magistrados consideraron que “no era todavía el momento adecuado”, para un cambio de esta índole. Sus colegas de Limburgo sostienen que “ya es hora de reconocer la posibilidad de un tercer género dada la evolución social y jurídica operada”. fuente: El País]]>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here