Ahora para justificar cualquier exabrupto la palabra mágica es que no se debe “politizar” Pero esto ¿qué significa y dónde está el equívoco en una entidad tan política como la ONU? Es una barrera que se quiere colocar a las críticas o condenas razonables por hechos incontestables. Y la hacen precisamente los políticos, los que se hacen dueños de gobiernos, Este caso por tratarse de que es un ataque a diplomáticos y personas de países como Estados Unidos y Canadá que ellos odian. Sólo por el hecho de decir que “ no ha sido comprobado”, ya eximiría toda culpa. Este hecho que tiene sustento en la realidad de que muchos diplomáticos se enferman de lo mismo en el mismo lugar y todos al tiempo… El manejo de la difamación tan bien utilizado por el comunismo y por los medios izquierdistas si no los califican como una cuestión política. De tal manera que si critico a la guerrilla colombiana, por ejemplo por el contrabando y el tráfico de drogas, con todos los ilícitos que conlleva cuando es una realidad y no una mera invención entonces es “politizar” y está mal. Cuando Diplomáticos y religiosos imparten bendiciones a estos hechos entonces criticarlos es “politizar” y así quedan todos ellos como inocentes y con el manejo de la propaganda a sus acomodados servicios. Vaya qué estrategia. Los cubanos en esta ocasión dejaron a la nada imparcial ONU boquiabierta. Saeta

El régimen cubano niega que esté detrás de los «ataques acústicos» contra diplomáticos

El régimen cubano ha negado este viernes en Naciones Unidas que exista hasta el momento «evidencia alguna» que confirme las denuncias sobre un supuesto «ataque acústico» sufrido por diplomáticos estadounidenses destinados en la isla. «Cubajamás ha perpetrado ni perpetrará acciones de esa naturaleza», afirmó el ministro de Relaciones Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, al participar en el debate de alto nivel de la Asamblea General de la ONU. El canciller cubano sostuvo que sería «lamentable» si este asunto «se politiza», informan Efe y Reuters. El pasado 17 de septiembre, el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, denunció que su país estudia cerrar su embajada en La Habana como respuesta a ese supuesto «ataque acústico», que ocurrió a finales del año pasado. Según Tillerson, esas acciones han provocado problemas de salud a una veintena de estadounidenses, en su mayoría diplomáticos. Informes médicos hablan de lesión cerebral traumática leve y pérdida de audición. También se han visto afectados ciudadanos de Canadá, según las autoridades de ese país. Fuente: El País]]>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here