Cuando todos esperan el festival de blancos y negros unas conmemoraciones que vienen de muchos años y están profundamente relacionadas con la patrona de Pasto Nuestra Señora de las Mercedes nos sorprende un temblor. Ese festival lo han querido volver un carnaval y que será motivo de un artículo al respecto, pero que por lo pronto recuerdan a la no tan lejana ciudad de Popayán. Allí la Semana Sana tan magnífica la quisieron volver la semana de la “Parranda Santa” y entonces se cumplieron las previsiones de un religioso quien colocara en la Cruz de Belén en el cerro del mismo nombre de donde se ve toda la ciudad: “Rece un padrenuestro para que la destrucción de Popayán no sea total” Fue aquel famoso Jueves Santo a las 7;50 de la mañana, minutos antes de iniciarse las ceremonias religiosas de Jueves Santo cuando sobrevino la catástrofe con el terremoto de 1.983. Saeta Organismos de socorro reportaron que hasta el momento no se han presentado consecuencias tras la ocurrencia de dos sismos en el sur del país. El primero de los dos movimientos telúricos fue localizado a 100 kilómetros al nororiente de la cabecera municipal de Francisco Pizarro y alcanzó los 5.2 grados en la escala de richter, informó el servicio geológico colombiano. Un segundo temblor tuvo como epicentro un punto ubicado a 95 kilómetros al nororiente de la cabecera municipal de Mosquera, también sobre la costa pacífica nariñense, y con una magnitud de 4.1 grados en la escala internacional. Los dos movimientos telúricos tuvieron una profundidad menor a 30 kilómetros y fueron asociados al movimiento de placas tectónicas ante la incidencia de fallas geológicas que hacen presencia en esa zona del país. Los temblores se presentaron entre la 1 y 30 y las 2 y 40 de la madrugada, por lo que no fueron reportados como percibidos por parte de la población de estas zonas nariñenses. Tampoco se elevaron alertas de tsunami, pues no hubo un riesgo mayor, según se indicó. Fuente: RCN Radio  ]]>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here