Con gran alarde el Gobierno, las FARC y algunos sectores de opinión nacional e internacional celebran como próximo el fin del conflicto con la guerrilla, como supuesto fruto del llamado Proceso de Paz. Son muchas las perplejidades, omisiones y contradicciones por el secreto que rodea estos acuerdos, como si las facultades del Presidente fusen omnímodas y todos los colombianos fuesen menores de edad. Pedimos al gobierno y a las Farc que sean debatidos a plena luz del día, y no en las sombras y en el exterior, ni en secreto; pues amparándose en este se maquina una gran claudicación del Estado ante las pretensiones inaceptables y crecientes de la narco-guerrilla. Así, se prepara un pseudo plebiscito con una pregunta global equívoca ante la cual el votante responderá si “deseo la paz o no” y se establece que con tan solo el 13% del censo electoral sería legítimo cualesquiera sean las objeciones del reto del país. En las trágicas circunstancias en que el País se encuentra, pues se maquina la entrega de Colombia a su enemigo mortal es indispensable exigir claridad en los siguientes puntos: 1. Impunidad para las Farc: … Tendremos una vez más la aberración jurídica y moral de ver a los guerrilleros libres y a los defensores de la Nación en la cárcel y los guerrilleros falsamente pacificados no serán vigilados por guardias del Estado, sino que se transformarán en vigilantes, carceleros y torturadores de la población campesina, su principal víctima y que quedaría entonces sometida a ellos por un plazo indefinido. Además, algunos de los eventuales jueces, serán escogidos por los mismos criminales que harán de la justicia una cruel y nefasta farsa, concediéndosele a la subversión la posibilidad de juzgar o exigir que se juzgue a quienes se les opongan. 2. Legalización del Narcotráfico. Las enormes Fortunas ilegales ocultas pasarán a ser el elemento clave del poder guerrillero para impulsar su acción en la política y dominar el país con centenas o miles de millones de dólares para establecer la esclavización de Colombia. 3. Las Farc no entregarán las armas A pesar delo que dice el gobierno los jefes guerrilleros han dicho en todos los tonos que no las entregarán. 4. Se pretende desarmar y deducir al Ejército. Como no se puede hacer política con armas, la guerrilla acusa al Ejército Nacional de intervenir en política, por lo que exige el desame de la Fuerzas Armadas. 5. Se ofrece a los guerrilleros llegar al Congreso. Su “castigo” por los crímenes cometidos durante 50 años será formar parte del Congreso, legislar para dominar a quienes han sido respetuosos del Estado y tener también alcaldías y gobernaciones. (??) 6. No reconocen ni aceptan reparar a las víctimas. Que son los miles de secuestrados, los menores de edad que ella recluto a la fuerza y el engaño y las mujeres que fueron sometidas a brutales abusos sexuales y hasta forzadas a abortar. (??) 7. ¿Será la paz que queremos todos los colombianos? Colombia no está de acuerdo y hará lo posible para impedir que este demoledor fraude político se consume en nuestra Patria. La paz verdadera que quieren los colombianos es la paz de Cristo en el Reino de Cristo que según la Ley de Dios y la Ley Natural. (??) Con esa otra pretendida “paz” el País sería lanzado en la “paz marxista” copia de lo que fue durante 70 años la paz soviética para concentrar todas las libertades ilegítimamente en las manos de la tiranía roja. Para lo anterior los conceptos verdaderos de la paz y del diálogo fueron desvirtuados por el marxismo para convertirlos en términos talismánicos nunca definidos y utilizarlos en un engaño como lo demuestra la obra Trasbordo Ideológico Inadvertido y Diálogo www.pliniocorrea.org Este proceso será parecido al sufrido por nuestra vecina Venezuela que creía estar siendo liberada de las injusticias sociales llegando a un paso del comunismo y con la dictadura del proletariado y las brigadas bolivarianas y que en Colombia serán los guerrilleros. (??) Lo que se hace con esta gran mentira, es empujar a Colombia hacia el abismo, mientras nuestros gobernantes insisten en que vamos rumbo al paraíso de la paz. A quienes ven con angustia y preocupación el rumbo por el que se nos está llevando pedimos que abran los ojos, que rompan la hipnosis en que se les puso y se pronuncien y que de ningún modo acepten que 45 millones de personas sean derrotadas por una guerrilla (??) subversiva y terrorista. El modo de evitar esto es exigiendo que sea dicha la verdad para que Colombia sepa con claridad a dónde es conducida sin saberlo ni quererlo. A lo anterior debemos agregar que hay un aspecto de la actitud del Presidente Santos que es especialmente deplorable: Que manipule, deforme e instrumentalice las opiniones del Sumo Pontífice, pues procura inducir a la población católica a que acepte a ojos cerrados las concesiones a la guerrilla que son injustas, ilegales y demoledoras, además de enormemente peligrosas, A esto es preciso decir con veneración por el Santo Padre que no está entre sus facultades presionar u ordenar a la población católica a que acepte en materia temporal actos de gobierno ni acuerdos políticos que lesionen o pongan en grave riesgo derechos fundamentales de gran parte de la población. Ante Nuestra Patrona la Santísima Virgen de Chiquinquirá, afirmamos con una certeza, que estamos seguros es compartida por la inmensa mayoría de los colombianos, que la verdadera paz, el auténtico progreso y el efectivo espíritu de grandeza que han iluminado la historia de Colombia, no pueden ser abandonados para que nos sometamos a las imposiciones de quienes han destruido a Patria, en asocio con quienes mal la gobiernan. Sociedad Colombiana Tradición y Acción Documento resumido el 9 de abril de 2016 por Julio E Hurtado C.

| Descargar |

]]>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here