Es penoso constatarlo. Siguen y seguirán los crímenes de la guerrilla. El ELN se envalentona con la esperanza que sean tratados como las FARC: Entre más crímenes cometan más se les otorga beneficios. El atroz crimen dirigido contra el área estudiantil de la población de Convención Norte de Santander por el ELN que para escarmiento y como trofeo exhibe los miembros amputados de su víctima, el hoy héroe cabo Edgar Avila,    ha sido considerado como hecho macabro. Lo cual nos lleva a la conclusión evidente de que el proceso llamado de paz con los terroristas es verdaderamente macabro. No pude tener otro adjetivo. No valen las disculpas y los reconocimientos oficiales de la barbarie del hecho si no rectifica sus cada vez más catastróficas concesiones al terrorismo que en esta forma trágicamente seguirá en aumento. Saeta ]]>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here