Explosión de violencia en la ciudad neerlandesa de Róterdam. Al menos siete personas han resultado heridas, una de ellas un policía, durante el curso de una manifestación contra las restricciones sanitarias y los planes del Gobierno para restringir el acceso de los no vacunados contra la COVID-19 a determinados lugares. Un vehículo policial fue pasto de las llamas. Según medios locales, los agentes llegaron a disparar al aire para intimidar a los manifestantes, que se mostraron muy violentos con las fuerzas del orden.

También hubo enfrentamientos en la isla francesa de Guadalupe tras varios días de manifestaciones contra la obligatoriedad de la vacunación contra la COVID-19 para el personal sanitario. El Gobierno ha impuesto el toque de queda entre las seis de la tarde y las cinco de la mañana. En la metrópoli, la última ola de la pandemia sigue extendiéndose y varios departamentos han ampliado las restricciones.

En Baviera, en el sur de Alemania, los tradicionales mercadillos navideños han tenido que colgar el cartel de cerrado por pandemia. Y en la vecina Austria, que ha registrado una explosión de casos en las últimas dos semanas, la población apura sus últimas horas con libertad de movimiento. A partir del lunes, todos confinados durante diez días:

– “Bien, para mí es la medida correcta. O estamos todos juntos o lo olvidamos”, opinaba un ciudadano.

– “Creo que era previsible y que se deberían haber tomado medidas antes. Me sorprende que esto ocurra ahora y me temo que ha sido intencionado que las cosas hayan degenerado así.”

Fuente: EuroNews.com

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here