Ambos cerraban en Tegucigalpa la violenta campaña electoral.

Xiomara Castro, del izquierdista Partido Libertad y Refundación, prometió, si gana, “un Gobierno de reconciliación”“reconstruir Honduras” y acabar con la corrupción.

“Se necesita una mujer que asuma la presidencia de la República y que maneje los fondos con transparencia y vamos a decir fuera a la corrupción en Honduras”, aseguraba Castro.

El actual alcalde de Tegucigalpa, Nasry Asfura, candidato del gobernante Partido Nacional, de derechas, prometió trabajo, “salud” y “educación”.

“Soy diferente por mi trabajo, mi esfuerzo, mi manera de hacer las cosas, de hacer política”, decía Asfura.

5,2 millones de hondureños están llamados a las urnas en estos comicios generales, en los que además de un presidente se eligen vicepresidentes, diputados y alcaldes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here