El Conseil scolaire catholique Providence, que gestiona 30 escuelas en el suroeste de Ontario, identificó y retiró 5.000 libros infantiles que, según la institución, transmitían prejuicios sobre los pueblos indígenas.

© Imago Images “Tintín en el Congo” fue llevado a los tribunales en Bélgica”

Cómics y acusaciones de racismo

No es la primera vez que estos relatos se enfrentan a acusaciones de racismo. Los cómics de Astérix, por ejemplo, han experimentado modificaciones en la representación de personajes negros (rebajando el color y el tamaño de sus enormes labios rojos) al ser reeditados en EE. UU. en 2020, según afirmó la editorial Papercutz.  

Por su parte, “Tintín en el Congo” fue llevado a los tribunales en Bélgica por un ciudadano congoleño que reclamó, sin éxito, restricciones a la distribución de la obra.  

La demanda fue desestimada por una sentencia que descartaba que el contenido de la obra pudiera ser considerado “racista” en el contexto de su época. “El cómic no era racista en 1931 (cuando fue publicado por primera vez), aunque sí pueda serlo a la luz de la mentalidad actual”, explicaba el abogado defensor de la editorial. 

Tampoco aceptó el tribunal incluir, como reclamaba el demandante, un texto de advertencia sobre el contenido, algo que sí ocurre con este cómic concreto en Reino Unido por decisión judicial. 


Tomado de: Astérix y Tintín: quemar libros como gesto de reconciliación. (s. f.). DW.COM. Recuperado 20 de septiembre de 2021, de https://www.dw.com/es/canad%C3%A1-pol%C3%A9mica-por-la-quema-de-libros-de-ast%C3%A9rix-y-tint%C3%ADn-en-favor-de-la-reconciliaci%C3%B3n-ind%C3%ADgena/a-59184350

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here