Por Luis Gonzales Posada.

El 19 de octubre de 2019, el dictador Nicolás Maduro lanzó un encriptado mensaje desde el Palacio de Miraflores, en Caracas, anunciando que “el plan acordado en el Foro de Sao Paulo está en. pleno desarrollo y se cumple a la perfección. El plan va perfecto, victorioso, ustedes me entienden”, agregó. Precisando el anuncio, el número dos del régimen, Diosdado Cabello, manifestó que “lo que está pasando en Perú, Chile, Ecuador, Argentina y Honduras es apenas una brisita y ya viene el huracán bolivariano”.

Y claro que llegó el huracán, provocando muerte y destrucción, inestabilidad y pobreza en el hemisferio, desbrozando el camino para la constitución de regímenes totalitarios.

En Argentina, el gobierno Macri fue sacudido por huelgas y asonadas, que condujeron a la victoria de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, activistas del Foro de Sao Paulo y defensores a ultranza del régimen chavista.

En Chile, turbas financiadas quemaron estaciones del metro, saquearon negocios, incendiaron iglesias y agredieron a la Policía. El gobierno de Sebastián Piñera fue arrinconado y tuvo que convocar elecciones para una Asamblea Constituyente que ganó la izquierda. Ahora, según las encuestas, Daniel Jadue, candidato del Partido Comunista, ganaría los comicios presidenciales del próximo 21 de noviembre.

En Colombia, turbas izquierdistas alentadas por Venezuela cometieron graves actos de violencia con un saldo de 60 muertos y 2,300 heridos entre manifestantes y policías, desestabilizando al gobierno del presidente Iván Duque. En ese ambiente de crispación, el 22 de mayo del próximo año se realizarán elecciones presidenciales y, según las encuestas, Gustavo Petro, exintegrante de la guerrilla del M-19, dobla en intención de votos a su más cercano oponente, Sergio Fajardo, político independiente, ex alcalde de Medellín y ex gobernador de Antioquia.

Cerrando el círculo de eventos electorales, en Brasil, las elecciones presidenciales serán el 2 de octubre del 2022 y Lula da Silva, ex mandatario y creador del Foro de São Paulo, registra 49% de intención de votos frente a un magro 23% del actual mandatario Jair Bolsonaro.

El avance del bloque del Socialismo del Siglo XXI, es mayor considerando que después del desafuero de Evo Morales, su partido, el MAS, recuperó la presidencia a través de Luis Arce Catacora, exministro de Economía. En Nicaragua, el dictador Ortega pretende prolongar su mandato hasta el 2027. De lograrlo, acumularía más de tres décadas, considerando sus primeros once años (1979-1990) y el segundo periodo (2007-2021), que ahora intenta extender otros 6 años, para lo cual ha encarcelado a los precandidatos de oposición democrática, entre ellos Cristiana Chamorro, hija de la exmandataria Violeta Barrios y de Pedro Joaquín Chamorro, director del diario La Prensa, asesinado por la policía de Somoza.

Venezuela, financiador de este movimiento expansivo de la izquierda radical, el chavismo mantiene el poder desde 1999 y lo retendrá hasta el 2025, gracias a sucesivas y amañadas reelecciones, aplicando la estrategia del régimen comunista de Cuba, su modelo político, en el poder desde hace 61 años.

En Foro, además, cuenta con respaldo de los gobiernos de Argentina y México, así como de varias repúblicas caribeñas agradecidas por el subsidio de petróleo bolivariano.

Fracasaron en su objetivo de ganar las elecciones en Ecuador, y ahora intentan lograrlo en el Perú. De conseguirlo, Ecuador y Uruguay serán los próximos objetivos para conquistar todo el continente. Resta conocer, empero, si el poderoso huracán bolivariano terminará envolviendo a sus promotores o si se trata, simplemente, de un pequeño y temporal huayco político.

Fuente: Expreso.com.pe

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here