Del Palacio de Justicia de la localidad colombiana de Tuluá hoy solo queda la fachada y un interior cubierto de cenizas y escombros. Una turba le prendió fuego en una noche de caos y terror, que siguió a una tarde enfrentamientos entre manifestantes y policías, en el marco de las protestas que sacuden Colombia desde hace casi un mes.

“Mucho caos, hubo muchos vándalos. Se hicieron muchos estragos aquí en la ciudad. El que más fue afectado fue el Palacio de Justicia, que se incendió casi en un 60 %. También hubo saqueos en unas zonas comerciales”, dice un vecino.

Según medios locales, el Palacio de Justicia fue incendiado por encapuchados, que luego bloquearon el paso de los bomberos. También fue atacada la Alcaldía de esta ciudad, situada a un centenar de kilómetros de Cali, así como oficinas públicas, comercios e infraestructuras.

Fuente: Euronews.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here