Acabamos de recordar dos fechas, las más trágicas que hubo en Colombia en su reciente historia: El holocausto del Palacio de Justicia y la Catástrofe de Armero. Ambos comentados en esta página

La constante de nuestros medios de comunicación sigue siendo la misma, como si no supieran hacer otra cosa que favorecer los victimarios como a la guerilla de forma inocultable promocionándola, promoviéndola y disfrazando u ocultando sus crímenes.
No quieren dejar de mostrarse parciales, año a año, tanto ha sufrido la izquierda porque no consiguió en Colombia el M19 lo que logró el Sandinismo. Un gran chantaje, diálogos y concesiones previstas para la entrega final del país. El Palacio de Justicia tuvo un giro inesperado en donde indudablemente  actuó la Providencia y no en pequeña medida la comunicación La guerrilla la lúgrebe luz de un crimen inmenso por la TFP en ese entonces actuante y gloriosa u fuera escuchada cuando imploró el auxilio de su Reina y Patrona.

“Que Nuestra Señora de Chiquinquirá, Reina y Patrona de Colombia, recompnse a quienes perdieron la vida a manos de los enemigos de la cristiandad y fortalezca a los que se disponen a continuar en defensa permanente de la Nación”

Nada de esto se dice en más de 30 años, se oculta a quienes sucumbieron, personas de bien, probas y personajes respetables y prominentes como los magistrados de esta reconocida,  hasta ese entonces honorable corte de Justicia. Asesinados por el M19. Para estos medios los héroes no fueron los militares más si los guerrilleros y los transeúntes que cayeron en el holocausto, hasta los vendedores ambulantes y los encargados del aseo y otros muchos inventados.  La incoherencia y el cinismo parecen no tener límites. Igual que la caída del régimen comunista de Salvador Allende nunca será perdonada por la izquierda política y religiosa, aquí al sr. Coronel Plazas Vega, quien salvó como lo dijo él la democracia, le mereció este odio exacerbado  incontrolado y radical. Tachan de radicales a quienes no permitieron que Colombia como Nicaragua cayera bajos su anhelados sueños criptocomunistas con una radicalidad que no cesa en 3 décadas. Premian y colocan como gobernantes a esos mismos radicales y armados criminales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here