El ejército republicano al mando del general Riquelme obligó a las fuerzas de José Moscardó –1.290 hombres, 550 mujeres y 50 niños– a replegarse hasta el Alcázar, el punto más alto y mejor defendido de Toledo. Con menos armas que hombres, el asedio devino en agónico durante los setenta días, en los que la fortaleza recibió más de quince mil proyectiles de artillería, quinientas bombas de avión y dos mina cuya explosión se oyó a 70 kilómetros

Sufrió un asedio en el Alcázar de la ciudad imperial durante 70 días y, pese a las amenazas del ejército republicano de asesinar a su primogénito, se mantuvo firme en su posición

 

 

https://www.abc.es/historia/abci-moscardo-militar-defendio-toledo-encima-cadaver-hijo-201810161156_video.html

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here