Veintidós propiedades en todo el territorio chino fueron allanadas en una operación vinculada a la detonación de un dispositivo explosivo en enero

El domingo, la policía allanó una “fábrica de bombas” en Hong Kong con 2,6 toneladas de productos químicos y 17 personas fueron arrestadas por un complot para obligar al gobierno de la ciudad a cerrar su frontera con China continental, según reseña AFP.
Veintidós propiedades en todo el territorio chino fueron allanadas en una operación vinculada a la detonación de un dispositivo explosivo en enero.

Dos grupos de Hong Kong se adjudicaron la responsabilidad en ese momento, diciendo que era necesario cerrar los cruces fronterizos para frenar la propagación del nuevo y mortal coronavirus a la ciudad.

El domingo se encontraron tres bombas improvisadas a medio construir, cada una con 1.5 kilogramos (tres libras) de explosivos, según Li Kwai-wah, un superintendente de alto rango del crimen organizado de la policía y la oficina de la tríada.

LEA TAMBIÉN: ¡Por adulterar documentos! Ronaldinho tendrá prisión preventiva en Paraguay

Una pequeña bomba fue detonada el 27 de enero dentro de un baño público en un hospital en el distrito de clase trabajadora de Hong Kong, Sham Shui Po, y se hicieron intentos en los puestos de control fronterizos en el norte de la ciudad para activar otros dos dispositivos la semana siguiente.
Li dijo que las redadas de medianoche atraparon lo que la policía llamó una “fábrica de bombas” en un edificio comercial en Kowloon y obtuvieron 2,6 toneladas de mezcla de nitrato, azufre, magnesio, sodio y otros productos químicos, junto con seis botellas de limpiador de desagües.

El experto en eliminación de bombas de la policía, Alick McWhirter, dijo que los agentes también incautaron los circuitos eléctricos.

“No es para mí especular. Sin embargo, podemos decir que parece que, potencialmente, se ha evitado una tragedia”, dijo McWhirter.

Redacción: NTN24

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here