Francisco I siempre pide que recemos por él y lo hacemos, para que se dé cuenta que nada ha causado más hambre, pobreza y masacres que el socialismo.

Así como el rol de Juan Pablo II (que como polaco que sufrió el nacionalsocialismo de los nazis al que el comunismo, fue clave para la caída del Muro de Berlín y consigo el bloque soviético) el papel de Francisco I como redentor del socialismo del siglo XXI se torna cada día más evidente. El último caso fue la visita del expresidente de Brasil y preso liberado, Lula Da Silva.

Lula no solo estuvo al mando del país más grande de Sudamérica, sino que además convirtió a la nación en la sede del Foro de São Paulo, donde se reorganizó la nueva izquierda tras el derrumbamiento del telón de acero de la mano de Fidel Castro.

Fuente: Panampost.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here