Igualitarismo y Vulgaridades

Es justo compartir...
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Cada vez más las costumbres se van convirtiendo en igualitarias, las construcciones se tornan más igualitarias, las personas se van convirtiendo más igualitarias…

¿Pero, que significa la palabra igualitario?, es un bien o es un mal? ¿No es alguien que tiene simplicidad y pobreza?
¡Igualitarismo! ¿Por que hablar de él a todo momento? La mayoría de las personas no saben de que se trata exactamente. Son igualitarias y no lo saben.

Según las enciclopedias, es la teoría que sustenta la igualdad absoluta en los hombres, o la actitud de aquellos que colocan su meta en establecer la igualdad absoluta en materia social, política y civil.

¿Pero, eso es un bien o un mal? Santo Tomás de Aquino, Doctor máximo de la Cristiandad, esclarece que la desigualdad es un bien. Analizando las soluciones que da, podemos ver que el Santo no afirma únicamente que Dios estableció la desigualdad en el universo para hacerlo más perfecto, pero va más allá! Afirmando que cuanto mayor es el número de desigualdades, mayor es la perfección del universo o de un determinado conjunto de cosas. Basta solo pensar en un jardín, con apenas un tipo de flor… y otros jardines con muchas las flores diferentes.

La desigualdad es un bien de la creación. Es un bien que existe también en las obras de los hombres, es claro que es mejor que el no existir. La desigualdad en si misma es una perfección.

De otro lado tenemos el igualitarismo, o sea la, vulgaridad, la vileza, la infamia, la indignidad, la mediocridad y la bajeza. ¿Qué nos retiene entre una cosa y la otra? ¿Por qué vacilar? ¿Por qué son las modas?

Conclusión de Plinio Correa de Oliveira: Es bueno que haya desigualdades, para que haya a quienes dar. De donde desaparece exactamente aquello que es el fundamento de la revolución: la idea de que el hombre que necesita es un miserable; de que todo aquel que recibe un favor es humillado. Todo esto es falso. Está en la economía de la Providencia que unos hombres reciban de otros.

Concluyendo, si veo una sociedad muy desigual, afirmo que es bella; cada hombre imita a Dios en su relación con sus inferiores. La desigualdad es un elemento intrínseco de perfección de la creación.
Aquí está la raíz de los problemas de nuestros días.

Es justo compartir...
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*