San Elias: Un Gran Santo, un gran profeta para nuestros días

San Elias Profeta
Es justo compartir...
Share on Facebook12Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Hoy 20 de julio es día de un gran santo de un gran profeta, de los mayores del antiguo testamento.
Una historia maravillosa de la que mucho se ha escrito y que está consagrada en las Sagradas Escrituras. En este momento más que el recuento de su historia, busquemos un ejemplo y un paralelo con la vida de nuestros días.

Nada difícil, pues nos salen al encuentro las discusiones políticas, en esta misma semana. Es el ex presidente Uribe que siempre, a la defensiva y no a la ofensiva, como se quiere mostrar, hizo unas afirmaciones que molestaron no solamente a quien iban dirigidas, pero a un gran sector de sobresalientes periodistas quienes no dejan de ser los que manipulan la información y a la opinión pública.

En un lejano año del siglo IX antes de Nuestro Señor Jesucristo, la lucha entre la verdad y el error como lo es hoy, y sobre todo la que en el caso que vamos describiendo se da en torno a lo que estos y aquel invocan como es la justicia. El herido Daniel Samper amenaza con procesarlo en los estrados judiciales, cosa menos grave, pues se levantaron y se rasgan las vestiduras casi un centenar de profetas de la comunicación.

Sesenta que recuerdan precisamente a los profetas de Baal contra quienes por amor a la justicia, por amor a Dios y a la verdad luchó, venció, los dominó y sentenció en número mayor el gran profeta del Carmelo.

Era tanto el celo por la justicia y la que le es debida a Dios del Profeta Elias, que fue arrebatado por un carro de fuego. Él no resistía ver tanta ignominia.

¿Qué podemos decir hoy? ¿Justo a quienes se muestran y se desvendan como verdaderos profetas de la mentira y del error?

Tratándose entonces de la verdad digámonos sin temores: ¿Quiénes están del lado del bien, del lado de la justicia, del lado de la verdad, de lado de la virtud y sobre todo del lado del amor y del cumplimiento de los X Mandamientos? ¿Quiénes están, por el contrario, del lado del mal, de la perfidia, del engaño y son promotores de la mentira y que aconsejan como aconsejaban al Rey Acaab, para llevarlo a él y a sus súbditos por los despeñaderos del vicio hacia el infierno, y por tanto de sus 400 profetas del que eran servidores?

¡San Elías Profeta, ruega por nosotros! pues en nuestro ejemplo fueron 60 que hoy se rompen las vestiduras para defender a uno de los suyos. Nada virtuoso, nada ejemplo de bien ni del cumplimiento de los Mandamientos. Todo lo contrario violador de todos ellos, y de los más sensibles a la Justicia de Dios cual es corromper la inocencia de los niños. Que entre en el detallen o no de los hechos, tiene poca importancia. Es conocido, es público y notorio, él es un corruptor de menores del recato y de las buenas maneras. Es la inocencia de los niños y también la de un pueblo otrora consagrado al Sagrado Corazón de Jesús. Es el candor y la alegría con que desde tiernas edades ven el mundo y que deben formarse y debemos formarlos, para ser almas de Dios y no de Baal. ¿Dónde hay un asomo de virtud de quien es el fundador de la revista moralmente más nociva, de toda hispano américa?, la más vulgar que se jacta en la presentación de desnudos, con el atrevimiento y la osadía de desafiar al propio Dios y a su justicia, a la que apelamos de rodillas, escribiendo este artículo, cuando con criminal blasfemia presenta lo más serio, santo y sagrado de nosotros los católicos con vulgaridades sin nombre, como lo es desnudos en la Última Cena, a la Santísima Virgen a los apóstoles, sacerdotes y obispos de la Iglesia?

¿Cómo pretender y querer seguir sus inmorales ejemplos sin irse y caer por los despeñaderos quizá de menor magnitud que aquellos del Antiguo Testamento con los profetas de Baal, para arrastrar a la perdición al pueblo elegido que era por lo que estos luchaban? Y, ¿cómo defenderlos, sin hacerse partícipe o cómplice con ellos?

No es exageración, es la más sencilla verdad: No tuvieron esos profetas las armas turbias tenebrosas de hoy como son los medios de comunicación… ¡Oh San Elías, Profeta de la Alianza!, interceded por nosotros clamad a la justicia de Dios herida con tales Medios y sistemas que hasta hoy deforman impunemente a sus ilusos seguidores Vemos bien que las osadías y complicidades con el mal parecen hasta hoy sin castigo. ¡Levántese Dios!, como rezan, los salmos, Levantaos, porque parecéis dormir?

Lo único positivo de este clamoroso hecho es poder tener una lista, bastante selecta de quienes aportan y han aportado tanto para la destrucción moral de nuestro país. Así ellos mismos se hagan eco y propaganda unos a otros y unos por los otros, no nos ilusionemos. No son otra cosa que un verdadero castigo de Dios para todos. Son el flagelo de una sociedad permisiva e igualitaria para no llegar a analizar otros tantos castigos del antiguo testamento que suceden en la actualidad…

Es conocido que San Elías escribe el libro de la vida. Tened en cuenta este homenaje-reparación que os hacemos este 20 de julio.

Saeta

Es justo compartir...
Share on Facebook12Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

1 Comentario en San Elias: Un Gran Santo, un gran profeta para nuestros días

  1. Alvaro Gallón Rodríguez // 1 agosto, 2017 en 2:38 pm //

    Excelente Artículo. ¡Felicitaciones! Muy bien.

Los comentarios están cerrados.