Fiesta de Nuestra Señora del Carmen

Virgen del Carmen
Es justo compartir...
Share on Facebook13Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Escapulário do Carmo

En el siglo XII, como consecuencia el establecimiento del Reino de Jerusalén, muchos peregrinos de Europa vinieron a unirse a los solitarios de la montaña sagrada del Carmelo, Palestina, aumentando así el número Pareció bueno para dar su vida, hasta entonces más eremítica que conventual, una forma que estuviese más en consonancia con los hábitos occidentales. Fue cuando el Legado Aimeric Malafaida, patriarca de Antioquía, los reunió en una comunidad bajo la autoridad del San Berthold, a quien le fue dado el título de Prior. San Alberto, patriarca de Jerusalén y también legado apostólico, completó en los primeros años del siglo siguiente, las obras de Aimeric, otorgando una regla fija, que comenzó a expandirse en Chipre, Sicilia y en países de ultramar, favorecidos por los príncipes y caballeros, cuando volvían de Tierra Santa.

Poco después, habiendo Dios abandonado en este siglo de adversidades para Palestina a los cristianos de Oriente como castigo merecido por sus faltas, todas las represalias de los sarracenos, vencedores, y por lo que se celebró una asamblea general en el Monte Carmelo, bajo los auspicios de Alain le Breton, Decretaron la emigración total de los religiosos, quedando solamente unos pocos sedientos del martirio. En ese mismo momento en que la orden se extinguía en el este (1245), Simón Stock fue electo General, en el Primer Capítulo de Occidente reunido en Aylesford, Inglaterra.
En la noche del 15 al 16 de julio del año 1251, la madre soberana de Carmelo confirmó a sus hijos, mediante una señal externa, el derecho a la ciudadanía después del éxodo. Señora y madre de toda la orden religiosa, ella les confirió por sus propias y augustas manos el escapulario, e hábito de la familia religiosa más grande y antigua de Occidente. San Simón Stock [en la fotografía superior: el Santo recibiendo el Escapulario], la recibió la madre de Dios esta insignia, ennobleciéndola aun tocándola con sus sagrados dedos. Se oyó a la Santa Virgen decir: “quien muera con este hábito no sufrirá de ninguna manera las llamas eternas”.

Missa-e-AdoracaoLa Raina de los Santos se manifestó posteriormente a Jacques d’Euze, que o mundo tendría en breve nuevo Papa que se llamaría Juan XXII. Le anunciaba así su próxima dignidad al sumo pontificado, y al mismo tiempo, le recomendaba publicar el privilegio de una pronta liberación a las almas del purgatorio y que Ella había obtenido de su divino Hijo para sus hijos del Carmelo:

“Yo soy su Madre, descenderé por misericordia hasta ellos, el sábado siguiente de su muerte, y a todos aquellos que encuentre en el purgatorio los libraré y los llevaré a la montaña de la vida eterna”.

Son las propias palabras de Nuestra Señora, citadas por Juan XXII en la bula em que dio testimonio y que se llamaría Sabatina en razón del día designado por la gloriosa libertadora, en la que Ella ejercía su misericordioso privilegio.

Por este maravilloso hecho y como piadosa gratitud de sus hijos y particularmente por la autoridad, enfim, de los sucesores de San Pedro, convirtieron muy pronto esas riquezas espirituales accesibles a todo el pueblo cristiano mediante la institución de la Confradía del Santo Escapulario, y que hace que todos sus miembros participen de los méritos y privilegios de la Orden del Carmen.
Cuando el Papa Bento XIII, en el siglo XVIII, proclamó la fiesta al día 16 de julio para toda la Igreja ele, por así decir, no hizo otra cosa que consagrar oficialmente como universal el hecho de que el culto a la Reina del Carmelo conquistara casi todas las latitudes do orbe.(*)

 

Es justo compartir...
Share on Facebook13Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*