Reconocidos Mártires

Es justo compartir...
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Mucho se ha escrito sobre la muerte de los justos en comparación a la de quienes no lo son Mártires y santos dan buena fe de ello. Muy significativo, así coincida la beatificación con la venida de SS Francisco a Colombia, país tan asolado, aquí sí dígase de los 50 años por crímenes, secuestros minas, atentados y violencias despiadadas, y no de guerra regular como quiere hacerse parecer, contra todos aquellos que de una u otra forma significan un orden dentro de nuestra sociedad.

Recuerdo esa época en que cayera sacrificado ultimado como expresión del odio solamente propio de quienes profesan las ideologías marxistas anticatólicas y cruelmente martirizado un Obispo de la Santa Iglesia Católica como pocas veces ocurriera en la historia de la Iglesia. Ese pastor a quien rendimos, tributo, hoy como ayer, es el beato Jesús Emilio Jaramillo Monsalve. La noticia de su muerte a manos de los guerrilleros en Arauca donde tenía su diócesis sin lugar a dudas fue una de las más significativas en la década de los 80.

Sin embargo muy poco reconocido por los medios de comunicación pues tamaño crimen desacreditaba las políticas de connubio con la guerrilla desde ese entonces.

Recuerdo también que paralelamente con pocas semanas de diferencia fue asesinado Bernardo Jaramillo Ossa ya casi olvidado. Qué contraste, pues para éste sí hubo, despliegue noticioso. Más de 15 páginas en una semana y solo en el diario el Tiempo lamentando el hecho y haciendo apología de él y del movimiento revolucionario que lideraba. Para monseñor en esa semana como en las que conmemoraron durante 5 años la caída del político solo les mereció destaque de tercera que no pasaban de medio cuarto de página y en lugar secundario.

Pero la historia tiene momentos en que hace justicia aun para aquellos tan alejados de la justicia de Dios. Monseñor Jesús Emilio Jaramillo será venerado desde los altares y mediador para que Dios no permita que siga adelante el proceso de premio al crimen y a la anarquía y de entrega de nuestro país a las mismas fuerzas que lo llevaron al martirio.

Beato, rogad por nosotros interceded por nuestro país que con propaganda de todas las dimensiones perece a manos del comunismo. Vos sois un pastor en medio de millones de víctimas de esta secta tantas veces condenada por los Papas y el magisterio de la Iglesia.

Dígase también del sacerdote que cayó a manos de los liberales del 9 de abril de 1948 y que para la historia perdurará más que el líder que cayó para desgracia de nuestro país ese día de 1948.
Sobre él sacerdote Pedro María Ramírez Santos escribiremos en septiembre cuando se conmemorará un año más de la tragedia de Armero. Pero dígase desde ya y proclámese a todos los vientos que esos medios de comunicación, que solo ahora hablan de él, comienzan a levantar mentiras casi como para candidatearlo a ser patrono de unas imaginarias y con seguridad falsas prostitutas que “le dieron cristiana sepultura”

Hubo sí quien recogió y quien fue el primero en venerar su cuerpo de mártir. Tiene nombre propio y era dueño de aquella casa solariega que todavía existe para admiración de todos. Practicante de la religión y donde levantó una imagen de Nuestra Señora, aquella misma que no fuera tocada por la avalancha dividiéndose su curso en dos brazos demoledores. Allí se encuentra todavía para tristeza de los cazadores de noticias que no se les ha ocurrido mostrarla ni señalarla, en lugar de buscar fantasmas de vida reprochable que opaquen y desvirtúen una realidad que tiene un monumento milagroso. Deberían fomentar peregrinaciones a esa casa y a esa imagen de la Virgen y donde se debe levantar un monumento al sacerdote y beato inmolado, en esa otra tragedia pre comunista y anarquista del bogotazo.

Saeta

Es justo compartir...
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*